Chef mexicano exhibe a influencer quien le pidió una cena para dos a cambio de publicidad

El chef mexicano Edgar Núñez generó un debate en redes sociales luego de exhibir a una influencer colombiana que le pedía una cena para dos personas a cambio de publicidad en sus redes.
Chef mexicano exhibe a influencer quien le pidió una cena para dos a cambio de publicidad Chef mexicano exhibe a influencer quien le pidió una cena para dos a cambio de publicidad Chef mexicano exhibe a influencer quien le pidió una cena para dos a cambio de publicidad

El chef mexicano Edgar Núñez generó un debate en redes sociales luego de exhibir a una influencer colombiana que le pedía una cena para dos personas a cambio de publicidad en sus redes.

A través de Twitter, Edgar Núñez compartió la captura de pantalla de un mensaje privado que le envió una joven extranjera. En resumen, ella lo contactó para llegar a un arreglo muy básico: una comida para ella y su novio, y como forma de pago, contenido que publicaría en su cuenta de Instagram a modo de publicidad.

El aclamado chef respondió con un mensaje de risa, la bloqueó y publicó luego en su cuenta de Twitter: “Jajajaja no sabía que tragar gratis era trabajar”. Nuñez incluso señaló que él tenía más seguidores que ella.

Si bien algunas personas criticaron a Núñez por exhibir en público a una mujer que le hizo una petición con un tono cordial, la publicación se hizo viral y dividió opiniones en redes sociales sobre otro tema central.

Los méritos publicitarios de los influencers

Por un lado del debate, la gente que opina que todos los influencers son “parásitos” o “embusteros” que buscan la manera de disfrutar los lujos de la vida a costa del trabajo honesto de los demás. “Todo lo quieren de a gratis”, suele ser la opinión general.

Por otro lado, la gente que indica que los influencers se han establecido como una herramienta legítima de marketing y publicidad. Cierto, hay influencers mediocres que solo se toman unas selfies con la expectativa de que todo les salga gratis, pero también hay gente que ha contribuido a generar tendencia o a colocar favorablemente una marca en el mercado.

La publicidad, a final de cuentas, es un tipo de inversión, y su valor depende no de los prejuicios de la opinión pública sino de los resultados cuantificables que ha generado. En ocasiones, un video en TikTok puede ser más valioso que un espectacular en la calle o un comercial en la radio.

Si las empresas recurren a influencers, es porque algo deben estar haciendo bien. Al menos algunos.