Influencers son exhibidos por querer todo gratis, piden desde comidas hasta televisores

Influencers han pedido se les dé gratis comidas y objetos de valor a cambio de exposición en sus redes, al contrario han sido exhibidos.
Influencers son exhibidos por querer todo gratis, piden desde comidas hasta televisores Influencers son exhibidos por querer todo gratis, piden desde comidas hasta televisores Influencers son exhibidos por querer todo gratis, piden desde comidas hasta televisores

Comidas, hospedajes y hasta televisores son algunas de las cosas que los influencers creadores de contenido han pedido se les dé gratis a cambio de exposición en sus redes; hay quienes han rechazado regalar sus productos y han sido exhibidos.

Influencers exhibidos por buscar servicios, objetos o comida gratis

Desde el boom de los influencers, muchos de estos creadores de contenido buscan obtener servicios, objetos o comida gratis a cambio de una crítica positiva de un negocio en su perfil, pero no a todos los empresarios les interesa esa opinión y evitan regalar sus productos a este grupo de jóvenes, quienes llaman trabajo sumar seguidores en sus redes sociales.

Aquí te dejamos algunos casos de los influencers más polémicos que al solicitar un servicio gratis, fueron expuestos y humillados por los establecimientos o empresarios que recibieron el mensaje.

Influencer Ex atleta de Exatlón, Óscar Cano

Un ejemplo, cuando el ex atleta de Exatlón, Óscar Cano, pidió informes en un hotel de Huatulco, Oaxaca, para hospedarse durante su cumpleaños.

En el mensaje, el “influencer” señala que buscaba estadía por cuatro noches para él solo. Cuando el lugar le señala que van a checar costos, Cano dice que él puede pagar con “publicidad”.

El hotel rápidamente le responde negativamente a Óscar Cano diciéndole que en el lugar no se aceptan “likes” y le pide de la manera más atenta que “no sea hambreado y pague por los servicios”.

Influencers de ¿A dónde jalamos?

La mala reseña de un supuesto influencer sobre un restaurante de la Ciudad de México desató polémica en las redes sociales, luego de que el establecimiento exhibiera el motivo real de los malos comentarios por parte del joven youtuber.

Todo inició cuando los jóvenes del canal “¿A dónde jalamos?”, habían solicitado a un restaurante un servicio gratuito para cuatro personas a cambio de una buena opinión. Sin embargo, el establecimiento afirmó que no participaba en ese tipo de intercambios.

Lo que al youtuber llamado Alejandro Carreño le molestó y escribió una crítica negativa de ese lugar.

El restaurante por su parte, publicó la conversación, exhibiendo a los creadores de contenido que su molestia fue por haberles negado una comida gratis.

Cristina Pedroche

Pero los influencers mexicanos no son los únicos que pretenden conseguir cosas gratis, ya que este comportamiento es a nivel mundial, tal como ocurrió con la española Cristina Pedroche quien generó una polémica en redes sociales al pedir una televisión gratis.

La presentadora publicó una fotografía junto a una televisión de última generación valorada en unos 58 mil 800 pesos y le pidió a la marca que se la regalara.

Queridos señores de Samsung, vivo enamorada de esta tele y creo que la necesito en mi vida. Si no se la tendré que pedir a los Reyes Magos que yo soy muy buena… #échalemorroPedroche“, publicó la influencer.

Ésto, que apunta más a ser una colaboración con la marca que una petición, indignó a sus seguidores, que le dedicaron todo tipo de sugerencias. “Tú puedes comprártela y todos lo sabemos“, “Trabaja y cómpratela tú y deja de pedir“, escribieron algunos de los internautas.

Elle Darby

La youtuber británica Elle Darby, también fue evidenciada luego de que quiso quedarse en el hotel White Moose Café, pagándole al dueño con exposición”. En un correo, la joven señaló que planeaba quedarse en dicho hotel el fin de semana de San Valentín, del 8 al 12 de febrero, y conocer la zona, a cambio de ello, les daría exposición en sus redes.

El dueño establecimiento Paul Stenson, evidentemente se negó y la exhibió en sus redes sociales con una carta incendiaria.

Paul Stenson contestó a través de la página de Facebook del hotel a la influencer diciendo que “se necesitan pelotas para enviar un correo electrónico como ese” y preguntándole “¿quién va a pagarle al personal que cuida de ti? ¿Quién va a pagar a las camareras que limpian tu habitación? ¿A los que te sirven el desayuno? (…) Mis mejores deseos. P. D. La respuesta es no”, expuso.