Pierde Canelo Álvarez ante Dmitry Bivol; desciende del trono

Canelo Álvarez desciende del trono algo que parecía eterno. Dmitry Bivol descifró todos los recursos del multicampeón mexicano. 
Pierde Canelo Álvarez ante Dmitry Bivol; desciende del trono Pierde Canelo Álvarez ante Dmitry Bivol; desciende del trono Pierde Canelo Álvarez ante Dmitry Bivol; desciende del trono

Canelo Álvarez desciende del trono algo que parecía eterno. Dmitry Bivol descifró todos los recursos del multicampeón mexicano. La noche más triste para Canelo se consumó después de 12 rounds dominados por Bivol que se han traducido en una decisión unánime con tres tarjetas generosas de 115-113. Hasta el último momento, el fantasma de los jueces rondó en el MGM Grand de Las Vegas; pero finalmente la evidencia se impuso para validar el amargo trago que Canelo tendrá que soportar en su historial para siempre.

Bivol demostró sangre fría ante el Canelo Álvarez

En comparación de otros rivales que se achicaron con el entorno, Bivol demostró sangre fría desde el primer momento. Su boxeo fue elegante y atlético. Canelo pasó por alto la diferencia de tamaños y buscó los golpes de poder que derribaron a todos los gigantes de las 168 libras. Sin emargo Bivol y su mandíbula ayer contaron una historia diferente. El mexicano utilizó su mejor repertorio, con el uper de derecha como brújula, pero no pudo perturbar a un rival robótico, incapaz de dibujar gestos en su rostro; y que tenía una respuesta para cada acertijo.

El rey indiscutido de los supermedianos no encontró las zonas blandas de Bivol, que mantuvo sus piernas frescas durante los doce rounds. Cada intento fúrico de Álvarez fue replicado con una lluvia de golpes rectos por parte de Dmitry Bivol. Al ruso le sobró la constancia que le ha faltado a otros rivales que pusieron en aprietos a Saúl Álvarez, como Gennady Golovkin, Erislandy Lara y Miguel Ángel Cotto.

Era dramático cada golpe de Bivol a Canelo Álvarez

 

El peso semipesado entrañaba riesgos inherentes para Canelo y hoy sintió la pegada de su rival, que lo puso a tambalear y convirtió el nocaut en una posibilidad real. Eso no le pasaba a Álvarez desde hace doce años, cuando, en el mismo recinto y con 20 años, hizo su debut en Las Vegas y estuvo al borde del abismo contra José Miguel Cotto.

La decisión unánime hizo justicia al boxeo preciso y límpido de Bivol, que llegó como un sólido campeón y ahora, con esta victoria contundente, oposita a la mesa de los mejores libra por libra de la actualidad.
 
Ambos peleadores dejaron abierta la puerta a una revancha, que seguramente será un manjar en términos de promoción y ventas, algo de lo que careció esta primera reyerta durante los meses precedentes. Gennady Golovkin y la trilogía pueden esperar o despedirse de una vez para siempre. Queda claro que la mentalidad de Álvarez lo llevará a buscar el desquite con Bivol.

Si la derrota con Floyd Mayweather en 2013 convirtió a Canelo Álvarez en un monstruo, la de ayer, frente a un discreto pero poderoso rival, pone un alto brusco a su hegemonía, la cual tendrá que recuperar golpe a golpe. Si hoy Bivol hubiera perdido, los detractores de Canelo Álvarez no lo bajarían de bulto. Pero ganó y lo hizo porque es un peleador de primer nivel, que ha realizado nueve defensas exitosas de la corona que ganó en 2016.

De eso se trata el boxeo y el deporte de alto rendimiento. Los mejores tienen que pelear con los mejores. En la alta competencia se gana y se pierde. Quizá ninguna disciplina castigue tanto la derrota como el boxeo, en el que los récords hablan por sí mismos; pero ahora Canelo enfrentará otro desafío supremo: superar esta dura caída y volver a reclamar la corona. Ya lo hizo cuando fue barrido por Floyd Mayweather Jr. en septiembre de 2013.

Leer también: Canelo tira la casa por la ventana con el cumpleaños de su hija

Desde hace mucho tiempo, está claro que siempre tendrá detractores. Para Canelo es imposible tener contenta a toda la afición. Pero su legado ya pertenece a los estándares más altos. Ir al peso semicompleto fue una locura que salió bien al principio, cuando detuvo en 11 rounds a Sergey Kovalev hace tres años, pero hoy su cielo ha encontrado un techo: Dmitry Bivol; que desde hoy será recordado para siempre. Canelo perdió ante un rival de categoría, pero nadie lo dude: su era dorada está todavía lejos de terminar.

Síguenos en TWITTER, INSTAGRAM y Google News