Tras la pandemia, una de cada cinco empresas ha dejado de existir, de acuerdo con datos del INEGI, y este año presenta un decremento en los empleos con números que no se veían desde hace 16 años.

Lo anterior, en tan solo un año de pandemia, de cierres obligatorios y de pocos usuarios, comensales y compradores, lo que se traduce en este calvario para las pequeñas y grandes empresas dentro del Estado de México.

Los locales, bares y restaurantes se encuentran en un grito de desesperación al borde de la quiebra pues pocas o incluso nulas han sido sus ganancias desde principios del año pasado derivado de la propagación del virus SARS-COV2 por lo que hicieron el llamado al gobierno del Estado de México a tomar en cuenta la situación crítica de los miles de empleos que se están perdiendo a causa de este cierre.

“No hay que perder de vista que ellos solo son facilitadores para la generación de empleo, pero las fuentes laborales las generamos nosotros; requerimos expedición de licencias de funcionamiento en menos de una semana; la exención o diferimiento de pago de impuestos”

señaló Laura González Hernández, presidenta del CCEM.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) indican que 1 de cada 5 empresas han desaparecido durante la pandemia, lo que significa pérdida de capitales, inversiones irrecuperables, desempleo, y menos captación para el gobierno por pagos impositivos.

De acuerdo con el Consejo Coordinador Empresarial del Estado de México (CCEM), los gremios más afectados son sectores como la construcción, la venta de autos, restaurantes, hoteles y prestadores de servicios turísticos al igual que papelerías e incluso escuelas privadas que, al no haber clases y actividades presenciales muchas de estas (escuelas y papelerías), han desaparecido.

Desde hace dos meses aproximadamente, las actividades han comenzado a regresar esporádicamente, por lo que se registra un pronostico de crecimiento de entre 3 y 4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) para el año 2021; sin embargo, aún faltaría 6 por ciento de crecimiento para llegar al 9 por ciento que se ha perdido desde 2019.

Al respecto, se lamentó que este año haya iniciado con entre 500 mil y 600 mil empleos formales menos que antes de la pandemia, muchos han comenzado a regresar a sus labores pero otra problemática -que también es de gravedad- es que regresan con salarios menores.

“Recordemos que venimos de dos años, uno donde tuvimos cero crecimiento y otro tuvimos decrecimiento, regresar al tamaño de economía que teníamos no será este año; hay que seguir hablando de reactivación, vamos generando un círculo virtuoso de generación de riqueza”

expresó Gilberto Sauza Martínez, presidente de Consejo de Cámaras y Asociaciones Empresariales del Estado de México (Concaem).

En este sentido, los líderes empresariales de los distintos gremios, han coincidido en diversos puntos a tomar en cuenta para la recuperación económica que -también coincidieron, será lenta- como la oportunidad de reabrir, sin la amenaza de volver a cerrar a causa de esta pandemia, generar más mesas de diálogo y trabajo en equipo entre gobierno y empresarios, así como la unión sólida entre los mismos empresarios Y generar un plan integral para la recuperación económica.

Y es que los empresarios señalaron que el 2021 debería ser el año del inicio de la recuperación económica, sin embargo, la mayor tasa de desempleo para el estado se presentó en enero de este año alcanzando 8.99 por ciento, la más alta en los últimos 16 años.

Y es que, los cierres obligatorios han generado desempleo, que se ha transformado en inseguridad, la informalidad, el ambulantaje y más pobreza, por lo que los empresarios señalaron la urgencia por reabrir y activar la economía en todo el país.

“Esperamos que a lo largo de este año se revierta esta situación, porque un Estado que tiene empleos suficientes, cuenta con paz social” expresó, Laura González Hernández.

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook