Justicia histórica dan 10 años de prisión a quien mató a Athos y Tango, perros rescatistas

Benjamín “N”, asesino de los perros rescatistas Athos y Tango, tendrá que pasar 10.5 años de prisión por haberlos envenenado.
Justicia histórica dan 10 años de prisión a quien mató a Athos y Tango, perros rescatistas Justicia histórica dan 10 años de prisión a quien mató a Athos y Tango, perros rescatistas Justicia histórica dan 10 años de prisión a quien mató a Athos y Tango, perros rescatistas

En Querétaro, Benjamín “N”, asesino de los perros rescatistas Athos y Tango, tendrá que pasar 10.5 años de prisión por haber ocasionado su muerte de ambos lomitos, así como pagar 2.3 millones de pesos en reparación del daño, de acuerdo con la sentencia dictada este martes por la jueza Alicia Basurto García.

Luego de que este lunes encontró culpable a Benjamín de tres delitos, este martes convocó a mediodía para una sesión de individualización para dictar la sentencia aplicable al inculpado.

Por Athos se está contemplando una reparación de 2.1 millón de pesos, por Tango 223 mil 548 pesos, más 12 mil 600 pesos por gastos veterinarios, más de 17 mil pesos por daños psicológicos y 50 mil pesos por daño moral.

Leer además: Un misterioso virus mató a una treintena de perros provocando gastroenteritis aguda

Los 10.5 años de prisión corresponden a la pena mínima que se esperaba que se le diera al inculpado, además de que deberá cubrir también una multa equivalente a mil 200 UMAS; es decir, 115 mil pesos

Athos y Tango, los perritos rescatistas envenenados con salchichas

Athos, un perro de raza Border Collie, especialista en búsqueda y rescate, fue envenenado en Querétaro con salchichas.

A través de sus redes sociales, el equipo USAR (Búsqueda y Rescate Urbano, por sus siglas en inglés) lamentó la pérdida de este miembro de su fuerza.

Justicia histórica dan 10 años de prisión a quien mató a Athos y Tango, perros rescatistas

No existe una forma exacta de describir nuestro dolor, hemos perdido a un compañero incondicional, un especialista que dedicó su vida a servir sin pedir nunca nada a cambio, sus patas marcadas con cicatrices por pisar escombros y aún así continuar en la búsqueda, fueron testigo fiel de su incondicional amor por los humanos”.

Narró que cuando escuchaba la palabra “busca”, Athos se lanzaba a lo desconocido sin pensarlo, sin medir peligro por delante, pero más que verlo como un trabajo, él lo hacía con el corazón, porque quería ayudar a un ser humano, que veía en nuestro compañero una posibilidad de que gracias a su olfato pudiera ser localizado.

También el perrito Tango, igualmente integrante de la Cruz Roja Mexicana, fue envenenado con salchichas.