‘No soy un fraude’: Simon Leviev, ‘el estafador de Tinder’

Simon Leviev, aseguró que no es un monstruo ni estafó a mujeres a través de la aplicación de citas, Tinder, aquí su versión.
‘No soy un fraude’: Simon Leviev, ‘el estafador de Tinder’ ‘No soy un fraude’: Simon Leviev, ‘el estafador de Tinder’ ‘No soy un fraude’: Simon Leviev, ‘el estafador de Tinder’


Después del estreno del documental de Netflix, Simon Leviev, aseguró que no es un monstruo ni estafó a mujeres a través de la aplicación de citas, Tinder.

El Estafador de Tinder

El nombre de Simon Leviev se ha dado a conocer a través del mundo gracias al éxito del documental de Netflix dirigido por Felicity Morris El Estafador de Tinder.

Ahora el joven, cuyo nombre real es Shimon Hayut, decidió hablar al respecto y negó que fuera un monstruo o que alguna vez le pidiera dinero a las mujeres que conoció a través de la aplicación de citas.

“Solo era un chico soltero que quería conocer a algunas chicas por Tinder. No fueron ni estafadas ni amenazadas”, confió durante una entrevista para Inside Edition, la cual se divide en dos partes, en la que incluso presentó a su novia, la modelo israelí Kate Konlin, quien también lo defendió públicamente. “Dios mío, es como si alguien pudiera construir una historia tan falsa”, señaló Konlin, quien afirmó que su novio en ningún momento le pidió dinero prestado.

¿Qué dijo Simon Leviev para defenderse?

En lo que manifestó como un intento para limpiar su nombre apuntó su intención de decirle a las personas que todo lo que se dice de él no es verdad. Afirmó que es un ‘legítimo hombre de negocios’, con los cuales puede solventar la vida de lujos que ostentó a través de Tinder como son los viajes por jets privados o los lujosos restaurantes que frecuentó.

Leer más: Víctimas del estafador de Tinder recaudan fondos para pagar deuda

“No soy el hijo de un magnate de diamantes. Nunca me presenté como tal. No soy un fraude ni una falsificación. La gente no me conoce así que no puede juzgarme. Soy el caballero más grande del mundo”, expresó. “Me sorprendió cuántas chicas me querían y cuántas chicas se ofrecieron a viajar para encontrarse conmigo sin que me conocieran. No soy ese monstruo que todo el mundo ha creado”, añadió.

Lo logró a través de una compra de bitcoin en 2011 lo que asegura le dio una vida cómoda: “no necesito decir cuánto vale ahora”.

Recientemente, Leviev eliminó sus redes sociales no sin antes dar un mensaje a sus seguidores a través de una historia en la que afirmaba que compartiría su versión de la historia en el momento en el que resolviera la mejor manera de hacerlo tanto para los implicados como para él mismo.