Niña que vende dulces en la calle y habla 4 idiomas, se hace viral Niña que vende dulces en la calle y habla 4 idiomas, se hace viral

Niña que vende dulces en la calle y habla 4 idiomas, se hace viral

Niña que vende dulces en la calle y habla 4 idiomas, se hace viral, el vídeo circula en redes sociales y fue grabado en Ecuador.
Niña que vende dulces en la calle y habla 4 idiomas, se hace viral Niña que vende dulces en la calle y habla 4 idiomas, se hace viral Niña que vende dulces en la calle y habla 4 idiomas, se hace viral

Niña que vende dulces en la calle y habla 4 idiomas, se hace viral, el vídeo circula en redes sociales y fue grabado en Ecuador.

Las apariencias engañan y como prueba, circula un video que se hizo viral en redes sociales acerca de una niña de seis años de edad que se dedica a vender dulces en una gasolinera de Ecuador.

La pequeña sorprendió a una joven y a su madre que circulaban por la zona con su automóvil.

Ya que es capaz de hablar al menos cuatro idiomas.

¡Así como lo oyen!

En las imágenes difundidas en Youtube que ya tiene dos mil 621 visualizaciones, la niña, de nombre Andrea, no tuvo reparo en mostrar sus cualidades políglotas a una joven que se percató de su inteligencia y enorme talento para cambiar de idiomas. Por ello, la grabó desde su automóvil conversando francés con su madre, quien es nacida en ese país europeo.

La niña Andrea, quien quiere ser veterinaria porque ama a los animales y también demuestra que sabe cantar en otros idiomas, le contó que sabe hablar un poquito de ruso, además de italiano español, pues sus padres trabajan en un circo, lo que le ha significado viajar por varios países con el dinero que hacen y platicar con diversas personas.

También, la niña relató que recortaba trozos de periódicos de cada país que visitaba para de esta forma asimilar y estudiar todos esos idiomas.

En el video, la joven le propone a la niña que le venda los dulces en todos los idiomas que sabe.

Para de esta manera comprarle toda la caja, a lo que la pequeña accede.

La niña le dice que toda la caja cuesta 5 dólares, pero la mujer le entrega 10 dólares y le dice a la pequeña que puede conservar con ella todos los dulces.

Entonces se pone eufórica con la noticia y comienza a saltar y saltar.

Mientras le dice que es capaz de ayudar a sus papás con las traducciones.

A la pregunta de qué va a hacer con todo esos dólares, la niña agacha la mirada y toma sus dulces.

Es en ese momento cuando le comparte que con ese dinero podrá ahorrar una casa para sus padres.

Y que lo va a utilizar para estar más con sus amigos y la lleguen a visitar a esa casa.

Síguenos en TWITTER, INSTAGRAM y Google News