Buscar

UNAM: Bacteria causante del hongo negro es detectada en aires de la CDMX

Hilda Rodriguez | 10 julio, 2021

Según la UNAM, en el aire de la Ciudad también existen bacterias causantes de laringitis, faringitis, asma, alergia, edema pulmonar o enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) informó este sábado que se detectó, en el aire de la Ciudad de México, la bacteria causante del hongo negro, esto de acuerdo con un estudio publicado por el centro universitario.

Para llevar a cabo el estudio, grupo de científicas del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la UNAM recolectó muestras de aire con filtros para partículas PM10 (que poseen un diámetro aerodinámico menor a 10 micrómetros) y trampas de esporas que funcionan las 24 horas, los 365 días del año. 

“Las partículas se impactan en una cinta de celofán que tiene un adhesivo, y eso es lo que llevamos ya sea para observación al microscopio o para la extracción y secuenciación de ADN, para determinar qué hay en el aire”, indicaron las expertas.

De esta manera, dice la UNAM, se logró secuenciar 42 muestras, 21 durante época de lluvias y 21 durante la época seca del año. A través de la observación microscópica encontraron esporas de hongos y granos de polen, pero al hacer la extracción de ADN y tras su secuenciación se amplió la cantidad de bacterias que se pudieron identificar en el aire.

También se encontraron enterobacterias, como Escherichia coli, causada por el fecalismo al aire libre.

De acuerdo con María del Carmen Calderón Ezquerro, coordinadora del equipo de investigadoras, las bacterias en el aire pueden ser microorganismos vivos o muertos, algas, bacterias, protozoarios, organismos celulares o agentes infecciosos, como los virus, además de granos de polen y esporas de hongos.

Se dice que la atmósfera no es su hábitat, sino que simplemente les sirve para dispersarse, pero hay controversia porque algunos pueden tener actividades metabólicas en el aire”, dijo Calderón Ezquerro.

Algunos microorganismos pierden viabilidad por las condiciones atmosféricas de radiación, desecación, variación de la temperatura, humedad, etcétera, y otros producen toxinas, agregó.

Con información de Latinus

Compartir en:
  • Share en Facebook
  • Share en Twitter
%%footer%%