El Senado de la República aprobó la creación del Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil, que registraría los datos biométricos de las personas, como su huella facial y digital e iris, en una base de datos disponible a las agencias gubernamentales sin necesidad de obtener una orden judicial. 

El dictamen fue aprobado en lo general con 54 votos a favor, 49 votos en contra y 10 abstenciones. Posteriormente fue aprobado en lo particular con Con 56 votos a favor, 52 en contra y 7 abstenciones, de manera que fue enviada al Ejecutivo para su promulgación. 

La reforma a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión fue aprobada el pasado 25 de marzo por la Comisión de Comunicaciones y Transportes, respaldada por Morena y sus aliados, a pesar del rechazo del PRI, PAN y PRD.  

La reforma fue propuesta con el objetivo de combatir la extorsión, el secuestro exprés y otros delitos, la información contenida en el Padrón estaría a cargo del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT). 

La información contenida en el Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil será confidencial y reservada, en los términos de las leyes en materia de transparencia y protección de datos personales, afirmó el Senado en un comunicado. 

Sin embargo, la organización ciudadana, Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D), advierte sobre posibles riesgos a la privacidad y a la seguridad, ya que los datos del padrón podrían ser consultados por agencias gubernamentales sin necesidad de obtener una orden judicial. De no inscribir dicha información se podría bloquear y hasta cancelar la línea telefónica. 

La organización destaca que las autoridades investigadoras ya cuentan con herramientas para acceder a la localización geográfica en tiempo real de equipos de comunicación móvil, y el acceso a datos conservados por los concesionarios de telecomunicaciones, pero para acceder a ellos requieren de una orden judicial. 

R3D ha advertido que el padrón propuesto es una nueva versión del Registro Nacional de Usuarios de Telecomunicaciones, el cual calificó como “un programa fallido, creado en 2008 por Felipe Calderón y eliminado en 2011 después de que su base de datos fue vulnerada y puesta a la venta en el mercado negro”. 

“A pesar de que la sociedad civil, la industria, e incluso el IFT se han opuesto al Padrón, el Senado insiste en aprobar el dictamen para crear el Padrón”, denunció la R3D. 

La Red afirma que no existe evidencia de que el registro obligatorio de tarjetas SIM reduzca la actividad criminal. Por el contrario, entre 2008 y 2011, durante la operación del Registro Nacional de Usuarios de Telecomunicaciones (RENAUT), los delitos de extorsión y secuestro repuntaron en 40 y 8 por ciento, respectivamente. 

Información: Aristegui Noticias

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook