Cuando Danny Stewart y Pete Mercurio, pareja gay que vivía en Nueva York, decidieron citarse para salir junto en una estación del Metro en Nueva York, nunca imaginaron que su vida cambiaría para siempre.

Aquel 28 de agosto de 2000, Danny iba retrasado a su cita con Pete, pero eso no lo detuvo para frenar su camino al ver un extraño bulto en el suelo a las afueras de la estación del Metro, lo que lo llevó a inspeccionar llevando una gran sorpresa pues se trataba de bebé que había sido abandonado. Pero ahora ese pequeño infante es el motivo de vivir de esta amorosa pareja

Un encuentro que cambió su vida

20 años después esta historia vuelve a ser recordada debido a que ahora ese bebé, ya es todo un joven de 20 años que estudia informática y matemáticas. Además de estar agradecido de que gracias al amor de sus padres él pudo tener una vida muy distinta.

Ese día de agosto de hace dos décadas Danny Stewart y Pete Mercurio, encontraron a su ahora hijo, que en ese momento era un bebé abandonado solamente envuelto en un suéter  e incluso con su cordón umbilical todavía parcialmente intacto.

Lograron adaptarse y formar una amorosa familia

Después de dar aviso a las autoridades, la policía tomó la custodia del bebé pero Danny no podía descansar su saber cómo estaba el pequeño recién nacido, por lo que al día siguiente fue al hospital donde el menor fue internado, pero al no ser familia no logró obtener ninguna información.

Parecía que la historia terminaría ahí, pero meses después fue requerido por la Administración de Servicios para Niños que lo llamó para asistir a una audiencia familiar y testificar cómo fue que había encontrado al bebé.

Ese día en diciembre del año 2000, la jueza, al notar la preocupación de Danny por el pequeño, tras escuchar todo los testimonios se dirigió a Danny para preguntarle si le gustaría adoptar al bebé.

En ese momento debido a su preferencia sexual pensó que la adopción no sería posible, si bien el proceso fue largo y tardado pero en  diciembre de 2002 se completó el proceso de adopción de Kevin, nombre que le dio la pareja y que ahora es todo un j0ven de 20 años que se enorgullece de sus padres y está agradecido porque le dieran un amoroso hogar en donde crecer.

Con información del Heraldo de México

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook