Según la denuncia, los irruptores lanzaron consignas y amenazas en contra de la candidata, para obligarla a desistir y renunciar a su postulación como candidata a diputada por el PVEM.

En Oaxaca, un grupo de personas armadas amenazaron a Alma Rosa Enríquez, candidata a diputada local del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en la Sierra Norte. En la agresión que fue captada por el sistema de video seguridad interno en la casa de la aspirante, donde se observa cómo varios desconocidos que portaban armas llegan en un vehículo de color blanco, entre ellos una mujer, y golpean la puerta, antes de realizar disparos al aire, para luego escapar del lugar.

Según la denuncia, los irruptores lanzaron consignas y amenazas en contra de la candidata, para obligarla a desistir y renunciar a su postulación como candidata a diputada por el PVEM.

Este es el tercer caso de amenazas a candidatas mujeres que se reporta en Oaxaca, después del asesinato de Ivonne Gallegos, aspirante a presidenta municipal por el ayuntamiento de Ocotlán de Morelos, cuyo crimen aún no ha sido esclarecido.

La segunda agresión se reportó en contra de la candidata a diputada por el distrito de Oaxaca por el partido Fuerza por México, Karla Jiménez Carrasco, que denunció que un grupo de hombres armados dispersó a los simpatizantes y electores que acudieron a su acto de apertura de campaña, evento celebrado en la agencia municipal de Trinidad de Viguera.

Un segundo caso fue el que denunció la candidata a diputada por el Partido Encuentro Solidario, Lizeht Zarate, que acusó a un grupo de inspectores del ayuntamiento de la capital de querer impedir su acto de proselitismo político.

En tanto, el líder estatal del PVEM José Estefen Guisell, acompañó a la candidata de su instituto político a la sede de la Fiscalía General de Justicia (FGJO) para que se investigue las agresiones y se castigue a los responsables del acto de violencia política de género y hasta de intolerancia política.

De acuerdo con las primeras indagatorias, los presuntos responsables podrían ser militantes del partido Fuerza por México que, previo al inicio de la campañas políticas, ya habían lanzado amenazas por teléfono y por WhatsApp a la candidata para obligarla a desistir y dejar su candidatura a diputada, por que se encuentra con mayor simpatía en el distrito.

Con información de Milenio

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook