Establecer rutinas específicas ayudará a sobrellevar este ajuste 

El cambio de horario ocasiona que el cuerpo sufra algunas modificaciones delimitadas por el ciclo circadiano, es decir, el ritmo biológico con el que trabaja nuestro organismo, así lo señaló el doctor Mauricio Espinosa Lugo, Coordinador de Enseñanza e Investigación de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) No. 222, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Estado de México Poniente. 

El cuerpo tiene funciones que se encuentran sincronizadas, lo que se conoce como ciclo circadiano, que son horarios específicos para comer y dormir. Cuando se presentan modificaciones, es necesario realizar ajustes para realizar las actividades cotidianas 

El doctor Espinosa Lugo explicó que el efecto más inmediato del cambio de hora es una alteración en la secreción de melatonina, hormona que regula los estados de vigilia y sueño en función de la luz solar: a más luz se produce menos, por lo que la función de inducir el sueño que tiene esta hormona se produce de forma más tardía. 

Esta desregulación es suficiente para que el organismo lo resienta y aparezca el cansancio, la fatiga e incluso la irritabilidad de las personas. Sin embargo, el organismo se recupera y adapta en un lapso de tres días, regulando nuevamente los ritmos circadianos. 

Las personas más susceptibles y con mayor reticencia son aquellas que tienen algún trastorno del sueño, sobre todo adultos mayores que hacen pequeñas siestas durante el día. 

Recomendó Espinosa Lugo a las personas sensibles al cambio de horario, evitar las siestas diurnas los primeros días para conciliar el sueño durante la noche, ajustar el reloj y seguir un horario regular para levantarse y acostarse. 

El especialista del IMSS Estado de México Poniente concluyó que en el caso de persistir los síntomas por más de cuatro días, es necesario acudir a su médico para determinar alguna otra causa que pueda provocarlos. 

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook