Uno de los presuntos asesinos es su propia madre.

En mayo del 2020, el cuerpo de un niño no identificado apareció en las inmediaciones del Zoológico de Zacango, con un suéter rojo que tenía un dibujo del Rayo McQueen, sin zapatos y con visibles huellas de violencia, a casi un año de esta escena, los asesinos del “Niño del suéter rojo”, cayeron. Una de ellos era su madre.

De acuerdo con la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, los presuntos infanticidas de Félix Hernán, cómo fue identificado el pequeño de apenas siete años de edad, fueron capturados en Zinacantepec.

Se trata de María Guadalupe “N”, madre del pequeño, y Sergio “N”, pareja sentimental de la mujer, quienes se presume lo golpearon a muerte en una casa del barrio de Santa Bárbara en Toluca, para después abandonar el cuerpo en Avenida Zoológico de Zacango, en el poblado de San Marcos de la Cruz, en el municipio de Calimaya, el 3 de Mayo del año pasado.

La indagación de la Fiscalía da cuenta de que, tras asesinar a Félix, los hoy detenidos probablemente envolvieron el cuerpo con una cobija y lo subieron a bordo de un vehículo marca Chevrolet, tipo Cavalier, a bordo del cual lo trasladaron al municipio de Calimaya, donde fue hallado.

El 3 de mayo fue encontrado el cuerpo de Félix pero no fue identificado inmediatamente, por lo que se subió un retrato hablado del menor para dar con sus familiares, en redes sociales comenzaron a llamarlo “El niño del suéter rojo”, en colaboración con la activista Frida Guerrera se pudo identificar al pequeño: Félix Hernán de apenas 7 años.

Su pequeño cuerpo presentaba signos de violencia, golpes, hematomas en diversas partes del cuerpo, lesiones en rostro, labio y cuello. La causa de muerte fue un traumatismo craneoencefálico.

El pequeño medía 1.20 metros, era de complexión delgada, tez morena clara, cabello castaño obscuro, corto y lacio, cara oval, cejas semipobladas, arqueadas y separadas, ojos pequeños color café obscuro, nariz mediana y recta, labios delgados, boca mediana de comisuras horizontales, así como orejas grandes muy separadas.

Los hoy probables infanticidas están ya encarcelados en el penal de Santiaguito, ubicado en Almoloya de Juárez, donde esperan que un juez determine su situación jurídica.

Pedro Pérez

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook