El Gobierno atribuye el fallecimiento a un ataque cardíaco, pero la oposición y algunos medios especulan sobre un posible contagio de coronavirus

TRAS TRES SEMANAS DESAPARECIDO

John Magufuli no creía en el coronavirus. Lo calificaba de “sabotaje imperialista”, se burlaba de las mascarillas o las vacunas y hacía bromas sobre los países que implantaban restricciones. Todos menos el suyo: Tanzania, un verdadero agujero negro en la lucha contra la pandemia del que no se tienen datos. El hasta hace unas horas presidente declaró al Estado africano “libre de virus”. Este miércoles, Magufuli ha muerto de un ataque cardíaco, según el Gobierno tanzano, después de unos días en paradero desconocido en los que algunos medios habían apuntado la posibilidad de que estuviese hospitalizado, precisamente, por covid.

Magufuli ha fallecido en torno a las 18:00 hora local (16:00 en España) en Dar es Salam, la capital económica de Tanzania. La última vez que se le vio en público fue el pasado 27 de febrero, lo que despertó todo tipo de rumores sobre su estado de salud. El pasado lunes, la vicepresidenta pidió a sus compatriotas unidad y ya dejó entrever que podría estar enfermo.

El hasta ahora jefe de Estado podría haber buscado asistencia médica en el extranjero tras infectarse del coronavirus, según aseguró la oposición, aunque ese extremo no ha sido confirmado oficialmente hasta la fecha.

El exiliado líder de la oposición, Tundu Lissu, que perdió las elecciones presidenciales de octubre pasado ante Magufuli, afirmó la semana pasada en su cuenta de la red social Twitter que el mandatario viajó a India en estado crítico tras haber sido evacuado primero a la vecina Kenia para recibir tratamiento por el covid-19. “Mis propias fuentes en el TISS [Servicio de Inteligencia y Seguridad de Tanzania] dicen que [el presidente] está con covid bajo cuidados intensivos y está paralizado de un lado y de la cintura para abajo después de un derrame cerebral“, apuntó el líder opositor, huido a Bélgica, este lunes.

Sin embargo, el Gobierno se ha esforzado durante las últimas semanas en negar este extremo. “No es nada inusual que el cuerpo de una persona esté indispuesto y contraiga gripe o desarrolle fiebre. Esto es bastante normal. Sin embargo, este es el momento para que los tanzanos se unan a través de la oración”, dijo Suhulu este lunes. La misma receta que el propio Magufuli recomendaba para que los tanzanos se libraran del covid.

El rey de los negacionistas

La situación real de la pandemia en Tanzania es desconocida debido a la falta de transparencia y al negacionismo que han mantenido las autoridades, con el jefe de Estado a la cabeza. En la línea de otros mandatarios, como el expresidente de Estados Unidos Donald Trump o el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, Magufuli se ha burlado del virus en numerosas ocasiones; pero, a diferencia de ellos, no ha implantado ni una sola medida para combatirlo. El presidente de EEUU, Donald Trump, y su mujer, Melania, dan positivo en coronavirusA. Alamillos

En marzo de 2020, poco después de detectarse el primer caso de covid-19 en el país, el presidente aseveró que “el corona[virus] es el diablo y no puede sobrevivir en el cuerpo de Cristo“. Su política se basó entonces en pedir a sus compatriotas “rezar” para combatir la enfermedad y en criticar las medidas de Occidente.

Desde finales de abril de 2020, Tanzania no publica ninguna cifra oficial de la enfermedad, lo que dejó estancados los contagios en 509, de los que 21 acabaron en muertes. En el mes de junio, el jefe de Estado declaró superada la pandemia en el país gracias a la intervención divina.

Casado y padre de tres hijos, John Magufuli gobernaba este país del este de África desde 2015.

REDACCION El Confidencial

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook