Desde los 13 años de edad, Diego soñaba con ser boxeador, pero su sueño pugilista se vio empañado, primero por el cáncer y hoy, por la Covid-19, enfermedad que contrajo estando internado en
De acuerdo con Carlos Eduardo Aguilar Guadarrama, papá de Diego, el joven pugilista comenzó su entrenamiento en Metepec, llegó a entrenar en la Agustín Millán, pero la prima pelea que consiguió no fue contra un boxeador, sino contra un tumor.

“Nos comentó en noviembre del año pasado que dolía el pecho, que sentía una opresión y lo llevamos al doctor, lo revisaron y lo llevamos con un neumólogo al Centro Médico de Metepec, ahí detectaron que tenía un tumor en el mediatino derecho y que habría que canalizarlo a un hospital más especializado porque ya se auguraba que tuviera cáncer”.

Diego fue recomendado para ingresar al Instituto Nacional de Cancerología después de que en Toluca lo operaran, esto con la finalidad de seguir con el tratamiento oncológico.

“Iba evolucionando, le dieron una medicina que no toleró, le dio una trombosis en el cerebro, derivado de eso lo pasaron a terapia intensiva del piso tres, ahí estuvo tres días, logró salir, la doctora Karla Espinoza, que es una eminencia, recomendó que le compraran una medicina que le iba a reducir el tumor que tenía, entonces se la compramos porque el INCAN no lo tenía, le dio resultados, el Timor bajó en 50 por ciento”.

El 31 de diciembre, Diego regresó con su familia pero comenzó con un dolor en el cuello por una vena hinchada, por lo que fue reingresado al INCAN.

Ese día, comenzó la pesadilla. La falta de protocolos en Atención Inmediata, antes conocido como Urgencias, en el INCAN, lo expuso al SARS- CoV-2 y desarrolló la Covid-19, la misma suerte corrió su madre.

“Cuando estuvo en el departamento no salía, se contagió ahí en Atención Inmediata. A Diego le tuvieron que conseguir un respirador porque ya por sí sólo ya no podía, tenía muy baja la oxigenación, de la cama 508 lo pasaron de nuevo a Terapia Intensiva y empeoró su salud, la Covid-19 le generó neumonía”.

Estamos esperando un milagro, el lunes 1 de febrero su familia fue a verlo temiendo que fuera una despedida, pero su compañía, su emoción y ganas, lo alentaron, lo animaron, lo que se tradujo en un aumento de oxigenación considerable.

Al notar esto, sus padres, a través de redes sociales, contactaron a “El Canelo” Álvarez, su ídolo pugilista para que le mandara ánimos, el boxeador de fama mundial, le mandó un emotivo mensaje que esperan, ayude a Diego a luchar los 12 rounds y salir victorioso del cáncer.

En México se detectan 523 casos de cáncer al día, una enfermedad que no respeta sexo, edad ni condición, que además representa, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) un gasto promedio de 2 millones 670 mil pesos.

Estadísticas de la AMIS destacan que cinco de los 10 casos más caros para las aseguradoras durante 2019 se debieron a esta enfermedad. El de mayor monto, por 25.9 millones de pesos, fue detectado en un menor de dos años.

Pedro Pérez

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook