Alrededor de 300 personas que trabajan en el sector restaurantero mexiquense, se manifestaron este lunes frente al Palacio de Gobierno del Estado de México para exigir los dejen dar servicio a sus clientes en los establecimientos, ya que de momento por el semáforo rojo, solo pueden dar para llevar o entrega a domicilio.

Con utensilios de comida, los manifestantes bloquearon la avenida Lerdo de Toluca por un par de horas, y comenzaron a «cacerolar», para tratar de obtener una respuesta positiva por parte del gobierno estatal.

Dueños de restaurantes, meseros, cocineros, incluso personal de valet parking, se vistieron de negro y con pancartas que decía «abrimos o morimos», expusieron que diariamente todos los días a la 1 de la tarde van a salir de sus negocios a cacerolar hasta que los dejen abrir sus negocios.

De acuerdo con la Asociación de Bares y Restaurantes del Estado de México, solo eb el 2020 por la pandemia, 10 mil de sus afiliados quebraron y podrían ser más en este inicio del 2021 por la implementación del semáforo rojo en la entidad.

Hasta las 3 de la tarde de este lunes, aún no había una respuesta por parte de comunicación social del gobierno mexiquense con respecto a esta manifestación de restauranteros.

Por: Bernardo Jasso

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook