Gobierno de AMLO espió ilegalmente a periodistas

AMLO ha espiado los celulares de por lo menos dos periodistas y un defensor de derechos humanos entre 2019 y 2021.
Gobierno de AMLO espió ilegalmente a periodistas Gobierno de AMLO espió ilegalmente a periodistas Gobierno de AMLO espió ilegalmente a periodistas

El gobierno que encabeza AMLO no ha dejado de utilizar el spyware Pegasus de manera ilegal: los celulares de por lo menos dos periodistas y un defensor de derechos humanos fueron infectados con el poderoso sistema intrusivo entre 2019 y 2021.

El Citizen Lab, el laboratorio de expertos de referencia sobre Pegasus, con sede en la universidad de Toronto, confirmó que los celulares del periodista Ricardo Raphael, de un colega de Animal Político –quien prefirió guardar el anonimato– y del activista tamaulipeco Raymundo Ramos Vázquez fueron atacados con Pegasus durante la presente administración.

Gobierno de AMLO espió ilegalmente a periodistas

Varios elementos de esta investigación, llevada a cabo de manera colaborativa entre Proceso, la Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D), Animal Político y Aristegui Noticias, apuntan a que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), que fue el primer cliente de NSO Group en el mundo, estuvo detrás de los ataques con Pegasus.

A estas tres víctimas, cuyas infecciones fueron confirmadas por el Citizen Lab, se suman otros casos probados que serán revelados en entregas posteriores. Y estos son apenas la punta del iceberg del espionaje gubernamental actual: “nuestro análisis de las operaciones de NSO y de Pegasus nos llevan a estar convencidos que Pegasus sigue siendo operacional en México”, subraya John Scott Railton, experto del Citizen Lab, quien agrega que los reportes son apenas una “pequeña señal de que hay muchos más casos que no hemos encontrado, que no se han revelado pero que están ahí fuera”.

Los periodistas y el defensor de derechos humanos fueron atacados con una versión mucho más avanzada de Pegasus en comparación con el sistema utilizado de manera masiva durante el sexenio de Enrique Peña Nieto: se instaló en los celulares mediante “ataques cero click”, es decir sin que las víctimas aprieten un vínculo malicioso enviado por mensaje, como en los casos que se documentaron en el pasado en México.

Una vez en el celular, Pegasus ofrece al operador el acceso total al aparato, incluyendo su memoria –y por ende sus conversaciones mediante servicios de mensajería como Whatsapp o Signal–, su micrófono, su sistema de geolocalización, su cámara y todas sus aplicaciones, incluyendo las de bancos, que almacenan toda la información financiera de una persona. Además de hurgar en el aparato, el agente puede usar el teléfono para sacar videos o prender el micrófono para grabar su dueño a escondidas.

NSO Group sostiene que vende sus tecnologías únicamente a agencias gubernamentales y que cualquier venta recibe el visto bueno de la Agencia Israelí de Control a las Exportaciones de Defensa (DECA), una instancia que depende del Ministerio de Defensa de Israel.

Las evidencias de espionaje con Pegasus desmienten a AMLO quien desde su toma de posesión ha asegurado en reiteradas ocasiones que su equipo ya no utiliza el spyware ni realiza espionaje ilegal, desmarcándose así del gobierno de Enrique Peña Nieto, que atacó con Pegasus a decenas de periodistas.

“Acerca del espionaje: ya no hay, ya pueden ustedes hablar tranquilamente por teléfono, ya no hay golondrinas en el alambre”, aseveró el tabasqueño durante la conferencia matutina del 19 de diciembre de 2018, dos semanas después de asumir la presidencia.

Todavía 3 de agosto de 2021, López Obrador sostuvo que “en la actualidad no hay ya contratos con estas empresas. Sí hay un servicio que tiene la Secretaría de la Defensa, como otras secretarías, Marina, para llevar a cabo labores de inteligencia. […] No, ya no existe ninguna relación con esta empresa”; y en enero pasado insistió en que “ya no está el Cisen, ya no se espía a nadie, no se persigue a nadie, no se escuchan conversaciones telefónicas, ya no existe el estado mayor presidencial, ya eso ya cambió”.