Científicos confirman la existencia de la primera ave venenosa del mundo

La comunidad científica internacional afirmó que el pitohui encapuchado de Nueva Guinea es un ave venenosa.
Científicos confirman la existencia de la primera ave venenosa del mundo Científicos confirman la existencia de la primera ave venenosa del mundo Científicos confirman la existencia de la primera ave venenosa del mundo

La comunidad científica internacional afirmó que el pitohui encapuchado de Nueva Guinea es un ave venenosa. Pese a su pequeño tamaño, este animal podría provocar la muerte de quien entre en contacto con él.

Esta especie sería la primera y única ave venenosa del mundo con una potente toxina en su cuerpo. Su plumaje naranja y negro lo hacen lucir inofensivo, sin embargo el veneno se encuentra en él, sus huesos y órganos.

La aparición del ave se registró desde la década de 1990 por el naturalista y ornitólogo de la Academia de Ciencias de California, Jack Dumbacher, quien atrapó a varios ejemplares en una red sin quererlo.

Leer además: Científicos descubren el Cactus como nueva antena de Wifi de banda ancha

¿Cómo fué el descubrimiento del ave venenosa?

Cuando intentó liberarlos, Dumbacher sufrió varias lesiones ya que las aves lo picaron y arañaron tratando de escapar. Al lamerse las heridas, el investigador notó que la lengua y labios le ardían.

Después sintió que su temperatura corporal aumentaba y su cuerpo se entumía, por lo que colocó una pluma de pitohui en su boca y confirmó así que el contacto con ella le generaba reacciones adversas.

Dumbacher, al interrogar a los nativos de Nueva Guinea sobre su conocimiento de pitohui, descubrió que la especie era consumida como alimento y que era conocida como “pájaro basura”, ya que expedía un olor nauseabundo cuando cocinaba su carne.

A más de dos décadas de este primer hallazgo, un grupo de investigadores confirmaron que el pitohui tenía batracotoxinas en su organismo; un tipo de veneno que provoca parálisis, entumecimiento y ardor. En casos extremos, este podría causar la muerte.

Aunque estas aves almacenan las toxinas en su organismo, no las generan por sí mismas sino que las absorben de los escarabajos choresine, una de las especies más venenosas que existen y fundamentales en su dieta. Esto de acuerdo con la hipótesis más aceptada entre la comunidad científica internacional.

Últimas Noticias