¿Quién es Rafael Caro Quintero, considerado como el “narco de narcos”?

Rafael Caro Quintero, considerado como el "narco de narcos" y fugitivo desde 2013, fue arrestado este viernes por la Marina de México.
¿Quién es Rafael Caro Quintero, considerado como el "narco de narcos"? ¿Quién es Rafael Caro Quintero, considerado como el "narco de narcos"? ¿Quién es Rafael Caro Quintero, considerado como el "narco de narcos"?

Caro Quintero, nacido en 1952, fundó el ahora desintegrado Cartel de Guadalajara con Miguel Ángel Félix Gallardo y otros narcotraficantes en la década de 1970 y fue presuntamente responsable del cultivo, envío y distribución de grandes cantidades de marihuana en Mexico, según el Departamento de Estado de EE.UU.

Caro Quintero es señalado de secuestrar, torturar y asesinar al agente especial de la DEA Enrique Kiki Camarena en 1985, según la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés).

Leer además: Se desploma helicóptero de la marina en los Mochis; reportan 14 muertos

De 1982 a 1984, Camarena había investigado la organización narcotraficante de Caro y condujo a incautaciones de drogas que dañaron gravemente a ese grupo delictivo, según el Departamento de Estado.

Las autoridades de EE.UU. dicen que desde 1984 miembros de la organización de Caro Quintero supuestamente participaron en una serie de acciones para tomar represalias contra la DEA y que en 1985 Caro Quintero y otros habrían asesinado a John Clay Walker y Alberto Radelat, dos ciudadanos estadounidenses que confundieron con miembros de la DEA.

Primer arresto de Caro Quintero

Tras el asesinato en 1985 de Camarena y Alfredo Zavala Avelar, un piloto que asistía al agente especial Camarena, Quintero huyó a Costa Rica, pero luego fue arrestado y extraditado a México, donde fue sentenciado a 40 años de prisión por asesinato. Luego de su arresto, el Cártel de Guadalajara se desintegró y sus líderes fueron incorporados al Cártel de Tijuana, el Cártel de Sinaloa y el Cártel de Juárez, dice el Departamento de Estado.

El asesinato de Camarena fue atribuido al cártel de Guadalajara liderado por Caro Quintero y se consideró como una venganza del narcotráfico porque las investigaciones del agente derivaron en la incautación de una de las mayores plantaciones de marihuana de la historia, en el rancho El Búfalo, en Chihuahua.

Libertad y vida de prófugo

En 2013 una resolución judicial lo dejó libre, luego de que un tribunal estatal mexicano concluyera que había sido juzgado indebidamente. Sin embargo, un tribunal federal mexicano emitió una orden de arresto contra Caro Quintero poco después de esa liberación. Desde entonces es un fugitivo buscado en México, Estados Unidos y varios otros países.

En enero de 2015 se reactivaron las acusaciones en su contra por los delitos de secuestro y homicidio en 1985, del miembro de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), Enrique Camarena.

El narcotraficante prófugo Rafael Caro Quintero admitió haber estado en el lugar donde fue asesinado en 1985 el agente encubierto de la DEA Enrique Camarena, pero negó cualquier implicación en su muerte.

En 2017 las autoridades confirmaron Rafael Caro Quintero seguía activo en el narcotráfico junto a “el Mayo” Zambada y ambos serían los líderes del Cartel de Sinaloa en ese momento, según el informe “Evaluación Nacional de Amenaza de Drogas” de la agencia antidrogas de Estados Unidos.

En 2018 Caro Quintero fue incluido en la lista de los 10 fugitivos más buscados del FBI, según informaron las autoridades del FBI, la DEA y el Departamento de Estado de EE.UU.

Ese año Caro Quintero le dijo a la periodista Anabel Hernández, en una entrevista este año desde la clandestinidad, que no era narcotraficante y que vive de la ayuda de los demás.

Los cargos contra Caro Quintero

Caro Quintero fue acusado formalmente en el Distrito Central de California de Estados Unidos por secuestro y asesinato de un agente federal, conspiración para secuestrar a un agente federal, delitos violentos en apoyo del crimen organizado, conspiración para cometer delitos violentos en apoyo del crimen organizado, ayuda y instigación, cómplice después del hecho, posesión con la intención de distribuir marihuana y cocaína, y continuación de la empresa criminal, según registra el Departamento de Estado.