Muere el japonés Kazuki Takahashi, autor del popular manga ‘Yu-Gi-Oh!’

Muere Kazuki Takahashi, reconocido como el autor del manga Yu-Gi-Oh!, fue encontrado flotando frente a la costa de Nago, Okinawa.
Muere el japonés Kazuki Takahashi, autor del popular manga ‘Yu-Gi-Oh!’ Muere el japonés Kazuki Takahashi, autor del popular manga ‘Yu-Gi-Oh!’ Muere el japonés Kazuki Takahashi, autor del popular manga ‘Yu-Gi-Oh!’

El cuerpo del creador de cómics japonés Kazuki Takahashi, quien es reconocido por ser el autor del famoso manga Yu-Gi-Oh!, fue encontrado flotando frente a la costa de Nago, provincia de Okinawa, el miércoles, aunque la Guardia Costera Nacional informó sobre su identidad este jueves, cuando detalló que vestía con esnórquel y aletas.

Las autoridades están investigando las causas de la muerte del dibujante de 60 años con una autopsia que ya se ha terminado, aunque no presentó lesiones visibles. Sus restos se enviarán a su familia en Tokio.

Leer además: Muere la actriz Susana Dosamantes, madre de Paulina Rubio

Fue una persona que pasaba por una playa quien vio el cadáver, que entonces se encontraba a unos 300 metros de la costa, aunque el diario local Okinawa Times aseguró que el fallecimiento sería de uno o dos días atrás.

‘Yu-Gi-Oh!’, su la más grande obra de Kazuki Takahashi

Su carrera comenzó en 1982, aunque Takahashi no tuvo mayor popularidad hasta que nació el anime Yu-Gi-Oh! de la mano de la revista japonesa Weekly Shonen Jump, que lo publicó entre los años 1996 y 2004 después de 38 volúmenes. Derivado de su éxito se crearon series de animación (la primera de ellas en 1998), spin-off y filmes con la productora Toei, además de algunos videojuegos.

Además, Kazuki Takahashi inspiró a un juego de cartas coleccionables que se vendieron mundialmente, por lo que en 2011 formó parte de los Récords Guinness como el de mayores ventas, con más de 25 mil millones; en 2013 se instauró con el torneo más grande de juegos de cartas.

Yu-Gi-Oh! cuenta la historia de Yugi Mutō, quien es un adolescente que recibe como un regalo de su abuelo un rompecabezas que resulta ser uno de los siete objetos milenarios, que promete un deseo al ser completado. Aunque lo único que quiere es tener amigos, pronto es poseído por un faraón egipcio, cuyo espíritu tiene más de cinco mil años de antigüedad.