Cliente acusa a cajera de BBVA tras asalto de ser cómplice

Un hombre acusó a una cajera de BBVA de ser cómplice, tras un asalto donde le robaron 100,000 pesos.
Cliente acusa a cajera de BBVA tras asalto de ser cómplice Cliente acusa a cajera de BBVA tras asalto de ser cómplice Cliente acusa a cajera de BBVA tras asalto de ser cómplice

Un hombre acusó a una cajera de BBVA de ser cómplice, tras un asalto donde le robaron 100,000 pesos.

En un video la víctima le dice a la cajera que los asaltantes le pidieron exactamente la cantidad que había retirado e incluso sabían dónde tenía guardado el dinero.

Mientras la gerente de la sucursal bancaria trató de tranquilizar al cuentahabiente y le explicó que los empleados no tienen forma de comunicarse con los delincuentes. También le ofreció todo el apoyo, pero le pidió que levantara un acta ante el ministerio público.

LEER TAMBIÉN Denuncia a cuentahabiente cajera de Santander tras incidente en Veracruz

Tras retirar 100,000 pesos y salir de la sucursal, fue abordado por unos hombres que, con pistola en mano, le exigieron que entregara la cifra exacta. Y, aunque iba en compañía de su esposa e hijo, los asaltantes lo golpearon en la cabeza, ocasionándole una herida sangrante.

Después, Eric regresó a la sucursal, y reclamó a la cajera que lo atendió y le dijo que solo ella sabía la cantidad que él había retirado todo esto grabado con su celular.

La víctima afirmaba que los asaltantes sabían exactamente cuánto dinero llevaba. Y, por eso, supuso que la empleada de BBVA era cómplice.

Cliente acusa a cajera de BBVA tras asalto de ser cómplice

“Me dijeron exactamente cuánto llevaba yo en la bolsa (…) Hablas con tus amigos y les dices que me devuelvan mi dinero, porque no fueron 1,000 pesos, fueron 100,000”.

En ese momento, otra empleada del banco, aparentemente la gerente, se acercó a la víctima y le pide que se tranquilice, mientras él afirma que fue ella, la cajera, la cómplice.

“Joven, aquí lo solucionamos (…) Joven, levante su acta ante el ministerio (público), por favor. Todo debe de estar grabado”, le indica otra empleada de la sucursal, tratando de calmar a la víctima.

“Joven, no tenemos forma de comunicar a ellos”, argumenta, refiriéndose a los ladrones. Y explica que los trabajadores del banco tienen la obligación de dejar su celular antes de entrar a laborar.

La actitud que a la víctima le parecía sospechosa es que la cajera se levantó de su escritorio, dio “varias vueltas” y se ausentó. Pero la encargada de la sucursal le explica que fue para llamarle a ella y solicitarle la autorización de un cambio en la denominación de los billetes que le iban a entregar.