Mexiquenses se vuelven microempresarios con el cultivo del nopal Mexiquenses se vuelven microempresarios con el cultivo del nopal

Mexiquenses se vuelven microempresarios con el cultivo del nopal

Mexiquenses se vuelven microempresarios con el cultivo del nopal en Ixtlahuaca, donde todo el producto lo transforman en diversos artículos.
Mexiquenses se vuelven microempresarios con el cultivo del nopal Mexiquenses se vuelven microempresarios con el cultivo del nopal Mexiquenses se vuelven microempresarios con el cultivo del nopal

Mexiquenses se vuelven microempresarios con el cultivo del nopal en Ixtlahuaca, donde todo el producto lo transforman en diversos artículos.

Para el emprendimiento no hay edad, y estos dos mexiquenses lo demostraron. Eulogio y Anastasia, ambos sexagenarios, buscaron asesoría mediante programas de la Secretaría del Campo en el Estado de México para desarrollar un nuevo modelo de negocio procesando los nopales que siembran en sus terrenos.

“Nació la idea de producir, qué íbamos a producir, vimos la necesidad de buscar apoyo hacia los Gobiernos para que nos enviaran algunos técnicos. Para elaborar todos los productos recibimos capacitación”.Eulogio Jiménez, productor de nopal de Ixtlahuaca.

¿Desde cuándo se dedican al cultivo de nopal?

La familia, originaria del municipio de Ixtlahuaca, se dedica al cultivo de nopal desde hace 14 años. Superaron la venta por mata y ahora hasta lo procesan en productos para fines cosméticos, lácteos, botanas y más.

“Se nos echaba a perder el nopal en tiempos que hay mucha cantidad, mucha producción de nopal y no hallábamos cómo sacarlo y lo tirábamos”. Anastasia Carrillo, productora de nopal de Ixtlahuaca.

Mexiquenses se vuelven microempresarios con el cultivo del nopal en Ixtlahuaca, donde todo el producto lo transforman en diversos artículos.

¿Cómo iniciaron su negocio?

“Empezamos con una botanita, una rica botanita de nopal, que es el churrito, y de ahí empezamos con la idea de hacer unas gomitas, nació la idea de hacer snacks, una botana de nopal, mermelada, ate, y otros productos que son más perecederos como yogur, panque, como tortilla, como totopos”. Eulogio Jiménez.

Hoy ya cuentan con una empresa denominada “Nopal Ixtla”, que emplea a ocho integrantes más de su familia, entre hijas y nietos. Los productos son distribuidos en la región, pero su plan a futuro es expandir su mercado a otros estados de la República para contratar a más familias de la zona norte de la entidad.

Síguenos en TWITTER, INSTAGRAM y Google News