El árbol del Vampiro: Leyenda mexicana para este Día de Muertos El árbol del Vampiro: Leyenda mexicana para este Día de Muertos

El árbol del Vampiro: Leyenda mexicana para este Día de Muertos

El árbol del Vampiro: Leyenda mexicana para este Día de Muertos originaria del estado de Guadalajara que ha prevalecido.
El árbol del Vampiro: Leyenda mexicana para este Día de Muertos El árbol del Vampiro: Leyenda mexicana para este Día de Muertos El árbol del Vampiro: Leyenda mexicana para este Día de Muertos

El árbol del Vampiro: Leyenda mexicana para este Día de Muertos originaria de la ciudad de Guadalajara que ha prevalecido con el paso de los años

El Árbol del Vampiro es una leyenda de un poblado de Guadalajara llamado Belén, durante la época de la colonia.

De acuerdo a la leyenda, en el siglo XVIII, en la Guadalajara colonial, llegó a vivir por el poblado de Belén un hombre al que le conocían como Don Jorge.

Recién llegado de Europa siempre vestía de negro y se dice que solo salía por las noches, era un rico hacendado.

Cuentan que a partir de su llegada se comenzaron a ver por las cercanías, cuerpos de niños, hombres y animales desangrados.

Hechos macabros

Estos acontecimientos, poco a poco fueron propagándose como rumores de que existía un vampiro ya que en todos los cuerpos se encontraron dos marcas en el cuello y llegó a tal grado que la gente se encerraba en sus casas al ir cayendo el atardecer y rezar, temerosos de que fueran las siguientes víctimas.

Un día, los habitantes se armaron de valor y seguros de que la culpa la tenía el rico hacendado, dicidieron ponerle una trampa.

Armados con antorchas, palos y machetes andaban buscando a Don Jorge cuando cerca del panteón se escucharon unos gritos y todos se dirigieron al lugar.

Mucho fue su horror y sorpresa cuando encontraron al viejo Don Jorge prendido del cuello de un campesino quien, al verse amenazado y con pocas probabilidades de escape, luchó y logró escaparse de la trampa que estaba listo para acabar con la amenaza.

Los pobladores acudieron con el cura del pueblo, que acompañó a todos hasta la hacienda y buscando hasta lo más profundo buscaron al hombre vampiro.

La solución

Cuando finalmente lo hallaron, le practicó un exorcismo y en medio de gritos, chillidos y vociferaciones y blasfemias de todo tipo, el vampiro juró vengarse de todos aquellos que le habían tendido la trampa, pero entonces, una mano vengadora se atravesó en medio del aire putrefacto y le clavó una estaca en el corazón.

Al siguiente día, el pueblo lo sepultó en el panteón de Belen y le pusieron grandes y pesadas lápidas para evitar que lograra de algún modo levantarse durante la noche.

Uno meses después, las lápidas se desquebrajaron por el crecimiento de un árbol que nacía desde el centro de la tumba del vampiro, y se cree que ese árbol creció de la estaca que los campesinos le pusieron en el corazón al animal asesino.

Aún se cuenta que si alguien arranca un poco de madera de ese árbol, éste sangrará con el líquido vital de sus víctimas, aunque hoý se encuentra protegido por una reja.

Así fue como nació el árbol del vampiro.

Síguenos en TWITTER, INSTAGRAM y Google News