Siempre listos, bomberos aeronáuticos en AIT

Siempre listos, bomberos aeronáuticos en AIT Siempre listos, bomberos aeronáuticos en AIT Siempre listos, bomberos aeronáuticos en AIT

Para poder atender las emergencias sin ponerse en riesgo, los bomberos aeronáuticos deben estar en constante entrenamiento por lo que este miércoles se llevó a cabo el simulacro de despiste de una avioneta en el Aeropuerto Internacional de Toluca.

Alrededor del mediodía, se disparó la chicharra y todos corrieron a sus unidades, comenzaron a recorrer la autopista de 4 kilómetros para hallar uno de los peores escenarios: Una aeronave sufrió un despiste y cuatro personas estaban atrapadas en fuego.

Para mantener los conocimientos presentes, no escatiman recursos en el AIT durante los simulacros, pues los bomberos, aseguran, están para rescatar y no ser rescatados durante los colapsos en la pista, los incendios, los despistes y las fallas de tren de aterrizaje, que son los siniestros más comunes en la zona y que son atendidos por siete bomberos, ya que están organizados en tres turnos.

“No hemos tenido lesionados graves ni decesos en el aeropuerto, solamente sacudidos dentro del aeropuerto. Hace unos años se cayó un avión que despegó de aquí, llegamos en cuatro minutos, lamentablemente las personas murieron instantáneamente, no pudimos más que extinguir el incendio, pero son eventos muy aislados”, relató Miguel Arturo Pérez Martínez, gerente de Operaciones del Aeropuerto de Toluca.

El equipo de Salvamento y Extinción de Incendios también llega a las emergencias fuera de la base aérea, incluso colabora con los siniestros de mayor riesgo en las inmediaciones de la misma aunque no haya aeronaves involucradas.

Para ser parte del SEI de algún aeropuerto mexicano, los bomberos deben ser preparados en San Luis Potosí en un Centro Aeronáutico, ahí aprenden lo básico de aeronáutica, de los tipos de aeronaves, conocen la operación de aeródromos y helipuertos, les enseñan a dominar los puntos de rescate, las puertas de emergencia, las partes críticas, detectar los puntos de almacenamiento de combustible que puede estallar; a dominar la terminología en inglés, entre otras áreas.

“Nos contemplamos como un gran equipo, estamos preparados para todo en cuestión de aviación, realmente nuestra especialidad es bombero aeronáutico pues contamos con un tiempo muy limitado desde que se activa la alarma hasta llegar al punto más lejano de la terminal, para eso estamos preparados en cuestión de equipo, física y mentalmente”, comentó Iván Giovanni Reyes, miembro del equipo SEI del AIT.

Tras ser evaluados positivamente, pues en menos de tres minutos tienen que llegar al punto del siniestro, como lo marca la norma federal, regresaron a las instalaciones del SEI para esperar el próximo simulacro, cada miércoles tienen uno.

Pedro Pérez