• La menor de edad sacó el arma de su mochila y disparó varias veces dentro y fuera del centro escolar antes de que una maestra le arrebatara el arma y la retuviera.

Una estudiante de sexto grado (que generalmente comprende a niños de unos 11 años) llevó una pistola a su escuela en Idaho y baleó este jueves a dos estudiantes y a un conserje antes de que una maestra la desarmara, informaron las autoridades locales.

Las tres víctimas recibieron impactos de bala en las extremidades y se espera que todas sobrevivan, dijo el jefe de policía del condado de Jefferson, Steve Anderson en una conferencia de prensa. El ataque ocurrió en la escuela secundaria de la ciudad de Rigby, situada a unas 95 millas (145 kilómetros) al suroeste del Parque Nacional de Yellowstone.

La policía recibió un reporte de la escuela alrededor de las 9:15 de la mañana, después de que estudiantes y miembros del personal escucharon disparos. Varios agentes respondieron al reporte y se evacuó a los estudiantes a una escuela secundaria cercana para que se reunieran con sus padres.

La policía dijo que la menor de edad sacó el arma de su mochila y disparó varias veces dentro y fuera del centro escolar antes de que una maestra le arrebatara el arma y la retuviera hasta que llegaron los agentes de la policía y la pusieron bajo custodia. No se conoce de momento la edad exacta de la menor, el tipo de pistola que utilizó en el ataque ni dónde la obtuvo. El motivo del tiroteo está siendo investigado.

La menor podría enfrentar tres cargos por intento de asesinato, dijo Mark Taylor, el fiscal del condado de Jefferson. «Hoy tuvimos la peor pesadilla que podría toparnos en un distrito escolar», dijo en un comunicado el superintendente del distrito escolar de Jefferson, Chad Martin. La niña que abrió fuego reside en la ciudad de Idaho Falls, cerca del centro escolar, informó la policía, aunque no se dio a conocer su nombre.

El doctor Michael Lemon, director de traumatología del Centro Médico Regional Eastern Idaho, a donde fueron trasladados los tres heridos, dijo que el adulto lesionado recibió atención médica y fue dado de alta con una herida de bala en una de sus extremidades. El proyectil le atravesó la extremidad sin afectar arterias o huesos.

Los dos estudiantes baleados pasarán la noche en el hospital, y uno de ellos podría necesitar cirugía en el futuro, informó Lemon. De manera general, el médico dijo que los dos alumnos se encuentran en buen estado de salud.

«Estoy orando por las vidas y la seguridad de los involucrados en los trágicos eventos de hoy», tuiteó el gobernador de Idaho, Brad Little, «gracias a nuestras agencias del orden y líderes escolares por sus esfuerzos para responder al incidente. Me mantengo actualizado sobre la situación».

Tras el mortal tiroteo de 1999 en la Escuela Secundaria Columbine de Colorado, que dejó 15 muertos, un grupo escuelas alrededor de Estados Unidos comenzaron a implementar medidas adicionales de seguridad como detectores de metales, programas para evaluar posibles amenazas y la contratación de agentes de policía.

Como estos cambios deben ser aprobados en cada distrito escolar, no todas las escuelas cuentan con mecanismos estandarizados. No está claro si el centro educativo de Idaho está provisto de alguna de estas capas de seguridad.

Los polémicos detectores de metales en las escuelas tienen detractores y adeptos: mientras algunos investigadores acuñan su utilidad para lograr que menos estudiantes llevan armas a las escuelas, otros aseguran que esto no necesariamente se traduce en menos violencia.

En lugar de depender únicamente de estas medidas de seguridad física, las escuelas deberían prestar más atención a escuchar a los estudiantes, desalentar y descubrir ataques mientras aún se encuentran en las etapas de planificación, han recomendado por años algunos investigadores federales. Según cifras del grupo sin ánimo de lucro Gun Violence Archive, Estados Unidos ha registrado más de 150 tiroteos masivos en lo que va de 2021.

El organismo define los tiroteos masivos como aquellos en los que al menos cuatro personas mueren o resultan heridas por disparos de balas, exceptuando al autor del ataque. Durante todo el 2020, hubo un total de 610 incidentes de ese tipo en el país, frente a los 417 de 2019, de acuerdo con esa fuente.

El mes pasado, el presidente, Joe Biden, anunció una serie de medidas de alcance limitado para atajar la violencia con armas de fuego y exigió al Congreso que deje de tolerar un problema que describió como una «vergüenza a nivel internacional».

«La violencia armada en este país es una epidemia», denunció Biden, y aseguró que cada día mueren 106 personas por disparos de armas de fuego en Estados Unidos, todos los meses hay 53 feminicidios cometidos con pistolas, y que la violencia armada «impacta mucho más a la población negra y latina».

Redacción Telemundo

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook