Guanajuato.- Las sequías que se han registrado en el estado de Guanajuato debido a las altas temperaturas, han dejado al descubierto una iglesia que permaneció más de 40 años bajo el agua.

Se trata de El Templo de la Virgen de los Dolores, cuya edificación data de mediados del siglo XIX, infraestructura que era el corazón de la comunidad de El Zangarro, desde la época virreinal porque ahí se situaban oficinas del registro civil y la vicaría de la entonces conocida como Villa Real de Mina de Guanajuato.

Sin embargo, la historia de la comunidad llegaría a su fin con un decreto presidencial firmado en 1979 por el entonces presidente José López Portillo. El mandatario ordenó que en las mil 200 hectáreas que abarcaba el poblado se construyera una presa, hoy conocida como La Purísima.

La indicación obedeció a que seis años antes, un sábado 18 de agosto, Irapuato se inundó por completo tras el desborde de la presa El Conejo.

“Cuenta la historia oral que les costó mucho irse del lugar, más que por las construcciones, por el sentido de pertenencia al lugar. (…) Unos cuantos se resistieron hasta que vieron que ya era una realidad que el agua llegaría para cubrir todo el poblado”, relata Dulce Vázquez.

Con información de Milenio

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook