El cronista de la UAEM, Carlos Alfonso Ledesma Ibarra, expresó que la obra es una compilación de investigaciones sobre algunas de las manifestaciones artísticas del siglo XVI del Valle de Toluca. 

Como parte de las actividades virtuales de “Abril, mes de la lectura” 2021 que impulsa la Universidad Autónoma del Estado de México, se presentó el libro “Imágenes, palabra y movimiento. Manifestaciones artísticas nativas a 500 años del nacimiento de una cultura”. 

El cronista de la Autónoma mexiquense y coordinador del libro, Carlos Alfonso Ledesma Ibarra, expresó que la obra es una oportunidad para mirar a partir del arte, lo que ocurrió con los indígenas tras la caída de Tenochtitlan el 13 de agosto de 1521. 

El también docente de la UAEM señaló que se muestra al lector cómo los indígenas adoptaron elementos externos e incluso avanzaron prósperamente tras La Conquista, hechos que se pueden visualizar en obras de arte, no necesariamente del rubro de las plásticas, sino como la música, la danza o la escritura, estos últimos a través de los códices. 

“Este texto nos permite pensar, desde otra perspectiva, la caída de Tenochtitlan y a la población indígena como una sociedad activa, inteligente y  protagonista en el proceso de una cultura que se puede visibilizar en obras de arte”, refirió el investigador auriverde.  

El libro es una compilación de investigaciones sobre algunas manifestaciones artísticas del siglo XVI del Valle de Toluca, por lo que especialistas de la historia, historia del arte y la literatura fueron convocados para participar, entre ellos Raymundo César Martínez García, Pablo Escalante Gonzalbo y América Bobadilla Puerta, entre otros. 

Asimismo, Ledesma Ibarra indicó que los textos del libro, editado por la UAEM, están acompañados por imágenes de alta calidad que ayudan al lector  a sentirse orgullosos de la herencia indígena y artística que no culminó el 13 de agosto de 1521. 

Por su parte, el investigador de la UAEM, Raymundo César Martínez García, autor de uno de los capítulos del libro, explicó que los denominados códices coloniales son un ejemplo de cómo se transformó la cultura indígena y se adaptó, por ejemplo, al alfabeto occidental, amalgamando sus procesos comunicativos con los nuevos.  

El libro está conformado por tres partes, en la primera se registra un panorama historiográfico sobre el conocimiento histórico alrededor del arte cristiano indígena y se plantean un par de investigaciones especializadas en códices localizados en el Valle de Toluca.  

En la segunda parte del texto, algunos especialistas abordan el estudio de la música, la danza y la literatura en el umbral del nacimiento de esta cultura. Finalmente, se incluyeron investigaciones de algunas piezas representativas del arte cristiano indígena, como la pila bautismal de Zinacantepec o la pintura “Nuestra Señora de los Ángeles”, ubicada en Tecaxic. 

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook