El asesinato hace dos semanas de un joven mexicano que repartía comida en calles de Nueva York despertó la indignación de la comunidad migrante en esa ciudad, que no ha dejado de rendirle homenaje y exigir justicia.

En este lugar el pasado 29 de marzo Francisco Villalba, de 29 años de edad, murió tras recibir tiros en el estómago y cuello por parte de un hombre que intentaba robarle su bicicleta eléctrica.

Nomas por su bicicleta lo asesinaron, no lo tenía que hacer, no lo tenía que matar, si quería la bicicleta que se la llevara, ¿por qué le tuvo que quitar la vida? No es un animalito, es un ser humano, mi hermano”, lamentó Lucas Villalba, hermano de Víctima.

Según la policía, el atacante se dio a la fuga dejando la bicicleta al lado del cuerpo del repartidor de comida de 29 años de edad.

Era un muchacho tranquilo, igual como nosotros, trabajando, venimos a lo que venimos aquí, para salir adelante”, Luis Villalba, hermano de Víctima.

Francisco era originario de una comunidad nahua en la sierra de Guerrero,pero desde hace 9 años había migrado a Estados Unidos.

El asesinato del joven mexicano ha conmocionado a la comunidad migrante en Nueva York que desde el día de su asesinato no ha dejado de rendirle homenaje, incluso ha colocado este altar improvisado en su memoria.

Hasta el momento la familia de Francisco denuncia que las investigaciones sobre el crimen no han avanzado, por lo que piden al gobierno mexicano intervenir.

“Ahora sí que la investigación, pos hasta ahora no se sabe nada ya lleva tres semanas y nada, pero qué tal si nosotros fuéramos a matar un morenito, ahí si de volada te agarra, pero como nosotros somos latinos, somos hispanos, no hay justicia”, Lucas Villalva, hermano de víctima.

Durante la pandemia los repartidores de comida han sido reconocidos por ciudadanos y autoridades como piezas fundamentales para evitar contagios, sin embargo, dicen sentirse totalmente desamparados ante injusticias laborales y al estar expuestos a accidentes y violencia.

Nadie hace nada por nosotros, hemos dado la vida por entregar el pan de cada dia a todos los neoyorquinos aquí, lluvia, tormenta todo”, Cesar Solano, repartidor de comida.

“Hoy en día, miles de repartidores de comida están enfrentando condiciones laborales precarias, pero a la misma vez tiempo están enfrentando la violencia, el robo de bicicleta, los accidentes de tráfico que está llevando a la muerte a miles de trabajadores que hoy en día no saben si pueden regresar a su casa o si ese va a ser su último día de trabajo o de vida”, Ligia Guallpa, Directora Ejecutiva de Workers Justice Project.

El cuerpo del joven migrante podría ser repatriado este fin de semana a su pueblo natal, sin embargo la exigencia de justicia continuará en Nueva York, pues se espera que los repartidores participen en una marcha para exigir justicia por Francisco.

“No pues la verdad ahorita lo que queremos es justicia, que lo agarren el asesino porque, porque no lo tuvo, queremos saber porque las mató, queremos que lo agarren, que se hagan justicia por favor”, finalizó su hermano Lucas.

Con información de Televisa News

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook