Mario Aburto pidió a la Comisión Nacional de Derechos Humanos intervenir para que se reabra el caso del homicidio de Luis Donaldo Colosio, del que se le condenó a 45 años de prisión por asesinarlo, mientras que también acusó de sufrir tortura y daños a la salud en el Cefereso no. 12, ubicado en Guanajuato, donde cumple su condena. 

“En la queja inicialmente realizada por sus familiares, los peticionarios señalan presuntos actos violatorios de sus derechos humanos”, sostiene un comunicado de la CNDH. “En lo sustancial no recibe atención médica y alimentación requerida por sus padecimientos crónicos. Además, de que es víctima desde 1994 a la fecha de diversas conductas como tratos crueles, inhumanos y de tortura. En virtud de lo anterior, este organismo ha decidido abrir el expediente de queja correspondiente”. 

Aburto Martínez fue sentenciado por asesinar a Colosio en marzo de 1994, cuando, según versiones oficiales, le disparó en la cabeza al excandidato  presidencial cuando se encontraba en un evento en la colonia Lomas Taurinas, en Tijuana. Siempre sostuvo que era inocente de las acusaciones. 

Esta no es la primera ocasión que pide una revisión de su caso. Ha mandado cartas a los últimos cinco presidentes en el que ha relatado su inocencia, pero no ha encontrado respuesta a sus peticiones. 

“Atendiendo a la queja, la CNDH emprenderá las acciones pertinentes para que el llamado caso Colosio sea revisado a las luz de las nuevas evidencias y declaraciones que el peticionario aporte”, sostuvo el organismo. 

La CNDH, que preside María del Rosario Piedra, mostró una postura firme para reabrir el caso de Mario Aburto, lo que contrasta con el silencio que ha guardado con otros acontecimientos como las presuntas víctimas de abuso sexual de Félix Salgado Macedonio, candidato a la gobernatura de Guerrero. 

Aburto está condenado hasta marzo del 2039. De cumplir su condena, saldría libre cuando cumpla 68 años 

Información: Latinus 

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook