Las funerarias del Valle de Toluca no solo enfrentan una saturación de sus servicios o la escasez de certificados de defunción cuando el finado fallece en casa, sino también comienzan a complicarse los mecanismos para la compra de ataúdes debido al exceso de mortalidad por Covid-19.

De acuerdo con Gabino Zarza, del Grupo Funerales El Recuerdo, los proveedores de los ataúdes señalan que debido a la alta demanda la fabricación se ha visto afectada ya que muchos materiales son de importación.

Este escenario, además, generó que hayan incrementado los precios de los féretros hasta en un 50 por ciento.

De continuar el exceso de mortalidad, señaló, pronto enfrentarán también una falta de ataúdes, complicando aún más la prestación del servicio.

Zarza destacó que la mayoría de las funerarias utilizan ataúdes ecológicos, mismos que están diseñados con un cartucho que permite sacar el cuerpo y el forro, además de volver a emplear la caja hasta tres veces, sin embargo, estos también han escaseado.

Detalló que en la Ciudad de México se ha propuesto usar ataúdes de cartón, pero en la entidad mexiquense esto está prohibido ya que el traslado de cadáveres debe hacerse forzosamente en féretros de madera.

La escasez también ha pegado en el Valle de México y en esa zona los representantes de funerarias piden que se homologuen los criterios con la CDMX para que puedan usar canastillas en el traslado, sobretodo por la población flotante que existe entre ambas entidades, sin embargo, no han obtenido respuesta.

Finalmente Gabino Zarza hizo un llamado a las autoridades federales para que los que trabajan en funerarias, quienes son el último eslabón de la primera línea de atención covid, también sean considerados en la vacunación como grupo preferencial pues están constantemente expuestos a las infecciones y ya tienen reporte de, al menos, el deceso de un compañero en el Valle de Toluca.

Pedro Pérez

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook