Le arrancaron los dientes, le destrozaron los dedos, la torturaron y la quemaron viva

En espera de que se haga justicia, una madre destrozada no olvida los 6 de enero, por ser el día que su hija Diana fue encontrada sin vida calcinada dentro de un auto hace tres años.

Recordó que Diana Laura Garnica Mejía, la mayor de sus hijos que tenía 23 años de edad, se ofreció a acompañar a su cuñado y su concuño a ofrecer los  juguetes que vendían el 4 de enero del 2018 unos días antes de Día de Reyes.

Por lo que Diana cargó a su bebita de 6 meses de edad y salieron de los Héroes Primera Sección a bordo de un automóvil tipo Golf color gris oxford, con placas de circulación MKW-64-10, del Estado de México rumbo a la zona de la Termoeléctrica donde los ofrecerían sin pensar que sería el último día que su madre la vería con vida.

Horas más tarde fueron notificados que su nieta había sido encontrada abandonada junto a un Centro de Salud en el poblado de Maquixco, en San Juan Teotihuacán.

Al llegar al lugar su madre Roxana se desvaneció al ver a su nieta y al reaccionar a grito abierto pidió la apoyarán a  encontrar a su hija Diana quien había desaparecido.

Angustiada al no localizar a su hija, madre de tres pequeños comenzó a difundir la fotografía a través de redes sociales con la esperanza de que alguna persona tuviera noticias sobre su paradero, sin embargo no tuvo éxito.

Dos días después, es decir el 6 de enero del 2018, día que jamás olvidará, recibió la trágica noticia que no quería escuchar y que le desgarró el alma.

El hallazgo del cuerpo sin vida de Diana, calcinado al interior del auto en el que había desaparecido junto con su cuñado y concuña cuyos restos también localizados dentro de la unidad en un camino de terracería entre las avenidas San Juan y Camino Viejo, de la colonia San Jerónimo Xonacahuacan, municipio de Tecámac.

Noticia que la  desmoronó porque no podía creer que su hija, una mujer trabajadora que amaba a sus hijos y que no le hacía mal a nadie, había sido asesinada de una manera tan cruel.

«Le arrancaron los dientes, le destrozaron los dedos, la torturaron y la quemaron viva, saber eso me causa tanto dolor de pensar el sufrimiento que mi hija vivió por los criminales se ensañaron con ella» refirió  Roxana.

Tiempo después de los crímenes las autoridades lograron detener a un hombre como uno de los presuntos   implicados en los asesinatos, pero se ha negado a declarar y sus cómplices continúan libres.

«El día que para todos los niños hermosos es un momento lleno de alegría, para mí es el recuerdo más terrible  y doloroso de mi vida», precisó Roxana su madre al cumplirse tres años del asesinato de su hija Diana que dejó tres hijos huérfanos y  feminicidio por el que sigue clamando justicia.

En espera de que se haga justicia, una madre destrozada no olvida los 6 de enero, por ser el día que su hija Diana fue encontrada sin vida calcinada dentro de un auto hace tres años.

Recordó que Diana Laura Garnica Mejía, la mayor de sus hijos que tenía 23 años de edad, se ofreció a acompañar a su cuñado y su concuño a ofrecer los  juguetes que vendían el 4 de enero del 2018 unos días antes de Día de Reyes.

Por lo que Diana cargó a su bebita de 6 meses de edad y salieron de los Héroes Primera Sección a bordo de un automóvil tipo Golf color gris oxford, con placas de circulación MKW-64-10, del Estado de México rumbo a la zona de la Termoeléctrica donde los ofrecerían sin pensar que sería el último día que su madre la vería con vida.

Horas más tarde fueron notificados que su nieta había sido encontrada abandonada junto a un Centro de Salud en el poblado de Maquixco, en San Juan Teotihuacán.

Al llegar al lugar su madre Roxana se desvaneció al ver a su nieta y al reaccionar a grito abierto pidió la apoyarán a  encontrar a su hija Diana quien había desaparecido.

Angustiada al no localizar a su hija, madre de tres pequeños comenzó a difundir la fotografía a través de redes sociales con la esperanza de que alguna persona tuviera noticias sobre su paradero, sin embargo no tuvo éxito.

Dos días después, es decir el 6 de enero del 2018, día que jamás olvidará, recibió la trágica noticia que no quería escuchar y que le desgarró el alma.

El hallazgo del cuerpo sin vida de Diana, calcinado al interior del auto en el que había desaparecido junto con su cuñado y concuña cuyos restos también localizados dentro de la unidad en un camino de terracería entre las avenidas San Juan y Camino Viejo, de la colonia San Jerónimo Xonacahuacan, municipio de Tecámac.

Noticia que la  desmoronó porque no podía creer que su hija, una mujer trabajadora que amaba a sus hijos y que no le hacía mal a nadie, había sido asesinada de una manera tan cruel.

«Le arrancaron los dientes, le destrozaron los dedos, la torturaron y la quemaron viva, saber eso me causa tanto dolor de pensar el sufrimiento que mi hija vivió por los criminales se ensañaron con ella» refirió  Roxana.

Tiempo después de los crímenes las autoridades lograron detener a un hombre como uno de los presuntos   implicados en los asesinatos, pero se ha negado a declarar y sus cómplices continúan libres.

«El día que para todos los niños hermosos es un momento lleno de alegría, para mí es el recuerdo más terrible  y doloroso de mi vida», precisó Roxana su madre al cumplirse tres años del asesinato de su hija Diana que dejó tres hijos huérfanos y  feminicidio por el que sigue clamando justicia.

Fuente original: @Fondo

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook