Los bisontes fueron captados pastando en la Reserva Natural El Carmen, que se encuentra cubierta de hielo esta temporada del año.

Coahuila. Tras 100 años de ausencia en territorio mexicano, una manada de bisontes americanos se estableció en el estado de Coahuila, gracias a la colaboración de instituciones, empresas y habitantes del estado.

La titular de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), María Luisa Albores González, señaló que la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) del Gobierno de México logró el establecimiento de una segunda manada de estos animales en las planicies de la región.

Los bisontes fueron captados pastando en la Reserva Natural El Carmen, que se encuentra cubierta de hielo esta temporada del año.

La CONANP precisó que la recuperación de estos ejemplares en el norte del país es gracias al trabajo con las empresas Cemex, AES México, el Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza, la Secretaría de Medio Ambiente del Estado Coahuila, así como los habitantes de las Áreas de Protección de Flora y Fauna Maderas del Carmen y Ocampo.

Antes de su extinción en el territorio mexicano, este animal habitaba las planicies de Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Durango.

Dentro del continente americano el cuadrúpedo, también llamado búfalo, es considerado el mamífero terrestre más grande del continente americano. Estuvo presente en las planicies de Canadá, Estados Unidos y México, en donde no solamente fue parte de la naturaleza, sino también de las culturas indígenas.

Según la CONANP, hace dos siglos la población consistía de millones de ejemplares, no obstante, a finales del siglo XIX la población se vio duramente reducida.

“Hace 200 años había al menos 30 millones de bisontes. Para 1880 desgraciadamente la población se redujo a poco más de 1,000 individuos, debido a la destrucción y fragmentación de los pastizales, enfermedades y cacería”, explicó la comisión en un comunicado. 

Pero un grupo de investigadores, organizaciones internacionales, académicos, miembros de la sociedad civil y el gobierno de México decidieron desarrollar una propuesta para regresar estos animales a México.

El proyecto comenzó con la donación de 23 búfalos del Wind Cave National Park, en Dakota del Sur, Estados Unidos, al Rancho El Uno, como parte de una colaboración binacional para recuperar la especie.

“El 9 de noviembre de 2009, en la Reserva de la Biósfera Janos, Chihuahua, los 23 ejemplares dieron inicio a la primera manada de conservación en México, con el objetivo de que originaran otras manadas en el país”, informó CONANP.

Los buenos resultados del programa no han salvado aún a la especie, ya que las autoridades aún lo reconocen como una especie en peligro.

Foto: @CONANP_mx

Redacción La voz de Michoacan

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook