La Muerte: La tejedora de todos los tiempos

La Muerte: La tejedora de todos los tiempos, imágenes de lo que significa para las culturas a lo largo del tiempo
La Muerte: La tejedora de todos los tiempos La Muerte: La tejedora de todos los tiempos La Muerte: La tejedora de todos los tiempos

Existen en nuestro planeta únicamente 7 civilizaciones originarias: Mesopotamia, Egipto, China, Valle del Indo, Área Andina y Mesoamérica. A partir de ellas se han desarrollado las diferentes culturas y pueblos, pero sólo dos decidieron con arrebato intentar averiguar los misterios entorno a la muerte.

La cultura egipcia con el tratado del libro de los muertos y la cultura mesoamericana en sus diferentes manifestaciones, rituales, deidades y representaciones.

El mundo prehispánico honró la vida y la muerte. Reconocieron el miedo, tallaron la muerte en esculturas, la plasmaron en los Tzompantli.

La muerte ha sido un personaje cercano, presente y del que no hay manera de olvidarse, ya que todos tarde o temprano hacia allá nos encaminamos.

La muerte en nuestros tiempos

Los cambios culturales por los que ha atravesado nuestro país nos llevaron a transformarnos e inclusive a olvidar muchos de los saberes en torno a lo que sucede en el mundo de los muertos. A pesar de ello, subsistieron y se mezclaron dando a luz una nueva cultura que relaciona a la vida y a la muerte.

Dentro de la cultura popular mexicana, existen personajes muy característicos, personajes que nos acompañan en ciertos festejos.

Interpretando a la muerte

La dama que hoy les presento y me honro en personificar es heredera de estas tradiciones de origen mesoamericano, pero que hoy asume su carácter mestizo y lo porta con galanura.

Siempre viste distinguida y exquisita, con sus poses siempre finas y presente en la celebración del día de muertos. Su presencia se establece en diversas regiones del país.

Su figura y su rostro se imponen. Algunos la reconocen como Mictlanciuatl, la señora del inframundo, la señora del lugar de los muertos y la transformación.

Ella asume diferentes caretas y hoy en este México entretejido e intercultural es ella quien se ha convertido en este personaje emblemático del del ritual en la celebración de nuestro día de muertos.

La Calavera Garbancera

En 1912, el distinguido José Guadalupe Posada quien fue ilustrador, grabador y caricaturista mexicano subrayó el carácter festivo de los mexicanos y se reconoció por protestar en contra de las condiciones del país durante el Porfiriato.

En su trabajo retrataba las diferencias sociales que veía y creó un personaje maravilloso al que llamó “La Calavera Garbancera”. Esta imagen tenía la función de caricaturizar a la mujer indígena que ahora vendía garbanzos, producto que entonces solo consumían los españoles.

Con el deseo de alcanzar otro nivel socioeconómico, estas mujeres, incorporaban en sus vestimentas las modas europeas. Muestra de esto era el uso del sombrero, exagerado y lujoso que representaba el deseo de esta calavera por ostentar una realidad distinta.

Nuestra Calavera Garbancera sufrió las transformaciones que trajo la revolución y para 1947 se convirtió en la Catrina. Diego Rivera le prestó su pincel y la dejó plasmada en su famoso cuadro “Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central”, la engalanó con su vestido negro, plumas, de la mano su Catrín, convirtiéndose en un icono cultural.

En la actualidad la Catrina resalta la riqueza cultural y espiritual de nuestro país. Su presencia es una versión de la muerte, inspiración de fiestas, sale del lienzo, del grabado y da vida a la cultura mexicana invitándonos a reconocer y ver a la muerte como algo natural, parte de un proceso por el que hemos atravesado (encuentro de culturas) y al que nos encaminamos (la muerte). Vestirse de ella, adaptar el personaje a nuestra propia piel, mi piel, me hace sentir unida a ella, sentir que la vida es un regalo, poder reír como la mejor manera de reconocer su fuerza y quizá soñar despierta en que tal vez logre congraciarme con ella para que posponga un año más sus ganas de llevarme.


Texto: Dene Libertad De la Cruz Hernández
Mail: denelibertad@gmail.com

Fotos Armando Cadena