¿Cuál es el origen de las Calaveritas Literarias?

Las calaveritas literarias son toda una tradición en México durante las celebraciones del día de muertos.
¿Cuál es el origen de las Calaveritas Literarias? ¿Cuál es el origen de las Calaveritas Literarias? ¿Cuál es el origen de las Calaveritas Literarias?

De acuerdo con la Casa Universitaria del Libro (Casul) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la calaveritas literarias, también conocida como “panteones”, están conformadas por una serie de versos rítmicos o epigramas(composiciones poéticas breves que expresan pensamientos satíricos o ingeniosos).

¿Cuál es la historia de calaveritas literarias?

Las calaveritas literarias son toda una tradición en México durante las celebraciones del día de muertos.

La referencia más antigua que se tiene sobre este tipo de escritos es de uno de los textos más polémicos de la época novohispana: La portentosa vida de la muerte de 1792. El autor fue el franciscano Fray Joaquín Bolaños y se trató de un texto considerado importante para entender “la estética de la muerte novohispana”, de acuerdo con Enrique Flores, académico especializado en literatura colonial y antipoética.

Sin embargo, sería hasta mediados del siglo XIX que la calaverita literaria -como se conoce hoy en día- tendría las primeras apariciones, esto debido a la censura de la época colonial puesto que no permitía este tipo de publicaciones en gacetas y medios impresos.

Calaveritas Literarias

“Una de las publicaciones más antiguas y conservada en hemerotecas, data de 1849 de un periódico crítico de nombre El Socialista, editado en Guadalajara, Jalisco, por José Indelicato”, afirmó la Casul.

Los primeros temas que se tocaron en las calaveritas literarias fueron las críticas hacia la alta sociedad por querer asemejarse a las élites europeas. Los escritores se basaban entre los lujos que tenían y su personalidad. La crítica hacia las élites tenían como función reclamar injusticias o buscar un bien común.

LEER TAMBIÉN: TODO LO QUE UNA OFRENDA DE DÍA DE MUERTOS DEBE TENER

La sátira se volvió arte cuando se ligó con la visión de las ilustraciones del grabador José Guadalupe Posada. “Sus ilustraciones más populares, que partían del uso de la figura de la calavera o calaca, como una forma de representar al pueblo mexicano, retrataron con sátira tanto las desigualdades y el sufrimiento, como los excesos del pueblo mexicano”, refirió la Casul.

A pesar de que hoy en día se siguen realizando, ha sido cada vez menos, además de que ha tenido que enfrentarse al paso del tiempo. Pues de acuerdo con la Casul, la tradición hoy no tiene el papel que tuvo en su momento.