Romper barreras: Adolescentes con discapacidad son Soldados Honorarios

Este martes dos jóvenes con discapacidad intelectual llegaron a la 22ª Zona Militar para cumplir su sueño de ser Soldados Honorarios.
Romper barreras: Adolescentes con discapacidad son Soldados Honorarios Romper barreras: Adolescentes con discapacidad son Soldados Honorarios Romper barreras: Adolescentes con discapacidad son Soldados Honorarios

Abigail y Abner llegaron puntuales a su cita en la 22ª Zona Militar, ubicada en el municipio mexiquense de Santa María Rayón. Recibieron sus uniformes y sus placas de identificación. Como lo habían soñado, se convirtieron en Soldados por un Día.

El padre de ambos menores, quienes padecen discapacidad intelectual, es militar retirado por lo que para ellos portar el uniforme verde olivo significa el recordatorio de que una vida de servicio deja las mejores recompensas.

Romper barreras: Adolescentes con discapacidad son Soldados Honorarios

Me emociona ponerme el uniforme que mi papá usaba”, comentó la pequeña Abigail quien se reconoció nerviosa ante la emoción de cumplir un sueño.

Me gustan mucho los soldados, proteger a otros”, añadió su hermano, Abner, quien también fue nombrado Soldado Honorario.

Alumnos del CAM 98 ubicado en Calimaya, ambos jóvenes se esfuerzan por ser incluidos en la sociedad pese a su diagnóstico: Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDH), atrofia del lóbulo temporal y ambos sufrieron hipoxia al nacer, lo que se traduce en coeficiente intelectual moderado.

“Ellos siempre su sueño es ser militares como su papá, por la discapacidad que tienen más limitaciones para su vida militar serían muchas tanto física como intelectualmente. El niño ya está en secundaria y ya va para la prepa para ser un hombre de bien y siempre me dice que quiere entrar al Ejército”, comentó Ana Bertha, madre de los Soldados Honorarios.

Romper barreras: Adolescentes con discapacidad son Soldados Honorarios

Es por ello que los inscribieron al programa Soldado por un Día, implementado por la Secretaría de la Defensa Nacional para fortalecer el vínculo entre la sociedad civil y las fuerzas castrenses a través de espacios de inclusión a la población vulnerable.

“Supe del programa de Soldado por un Día y pensé que es importante que, como adolescentes que son, pues tienen 14 y 12 aunque intelectualmente tienen cinco años menos, cumplan sus sueños”.

Es cuestión de inclusión y amor

De acuerdo con la madre, los adolescentes estaban mija muy emocionados y nervios por su situación ya que uno de sus mayores miedos es el rechazo debido a que su discapacidad no es visible.

“Sabemos que todavía la sociedad a los que tienen incidencia o sordera, se les tiene un poquito más de amabilidad pero como ellos tienen una discapacidad intelectual, a veces es más difícil decirle a la gente que tienen un problema por lo que le tienen miedo al rechazo”.

Es por ello que, cuando se les comentó que podrían convertirse en elementos del Ejército por un día, para los padres de ambos chicos fue más que una actividad, sino una señal de que la inclusión en la sociedad, sin prejuicios, es posible.

El programa Soldado por un Día es impulsado por la Secretaría de la Defensa Nacional para promover la inclusión y cumplir los sueños de infantes en situación de vulnerabilidad.

Pedro Pérez