Jóvenes denunciaron, documentaron y exigieron justicia por detenciones arbitrarias

Jóvenes denunciaron, documentaron y exigieron justicia por detenciones arbitrarias, abuso de autoridad, robo y amenazas de muerte por parte de algunos policías de la Dirección de Seguridad Pública de Naucalpan.
Jóvenes denunciaron, documentaron y exigieron justicia por detenciones arbitrarias Jóvenes denunciaron, documentaron y exigieron justicia por detenciones arbitrarias Jóvenes denunciaron, documentaron y exigieron justicia por detenciones arbitrarias

Jóvenes denunciaron, documentaron y exigieron justicia por detenciones arbitrarias, abuso de autoridad, robo y amenazas de muerte por parte de algunos policías de la Dirección de Seguridad Pública de Naucalpan, que en junio habrían cometido al menos 10 abusos en las inmediaciones del metro Cuatro Caminos; den el tramo de avenida 16 de Septiembre-Ingenieros Militares y Ciudad Satélite.

Nos tuvieron boca-abajo, mientras nos golpeaban, me fracturaron un dedo, también tengo rota una costilla”, planteó el Ingeniero en Sistemas, Leonardo “N” de 32 años, quién alrededor de la 1:30 de la madrugada del 5 de junio fue interceptado por elementos de Seguridad Pública en avenida Ingenieros Militares, en compañía de un amigo.

Leonardo y Antonio “N”, éste último de 34 años de edad, dijo que a manos de los policías sufrió múltiples golpes, lesiones en ambas piernas, esguince cervical y anduvo con collarín y muletas. Ambos acusaron que fueron víctimas de secuestro exprés por parte de policías municipales, que en avenida Ingenieros Militares a golpes los subieron a una camioneta de la corporación.

Durante la denuncia, en la que fueron acompañados por el diputado local Isaac Montoya, y tres regidores locales, los jóvenes narraron las detenciones arbitrarias y denuncias presentadas ante la Fiscalía General de Justicia de Naucalpan, mismas que están estancadas.

En todos los casos las víctimas coinciden que son detenidos sin justificación, de noche, golpeados, despojados de sus celulares, desde sus aplicaciones móviles son vaciadas sus cuentas bancarias, y golpeados, hasta quedar casi inconscientes; son arrojados en calles o predios baldíos de las colonias Ahuizotla o zona Industrial de Alce Blanco.

Alan “N”, integrante de un colectivo de la comunidad LGBTTIQ, acusó que policías municipales le interceptaron en avenida Ingenieros Militares en las inmediaciones del Mexipuerto Cuatro Caminos, revisaron sus pertenencias y por traer una bandera de colores, le arrastraron y subieron en vilo a una patrulla.

“Me golpearon, me robaron mis pertenencias, me dijeron que me iban a violar y por la fuerza me subieron a una patrulla”; narró Alan “N”, quien dijo que después de media hora, fue abandonado en el fraccionamiento Industrial Alce Blanco.

Isaac Montoya dijo que la alcaldesa Angélica Moya Marín creará la Unidad Anticorrupción Policial y el Observatorio Ciudadano, pero insistió que la población exige respuestas inmediatas y no de largo plazo; pues crear ambos espacios burocráticos llevará tiempo.

Exigió el retiro inmediato de la Policía municipal en el tramo avenida 16 de Septiembre-Ingenieros Militares, las inmediaciones del metro Cuatro Caminos, y que sea la Guardia Nacional y Policía Estatal las que asuman la seguridad; en tanto, la alcaldía saca a los malos policías de esa zona.

Los regidores Berenice Montoya Márquez, Eliseo Carmona Díaz y Graciela Alexis Santos García exigieron la destitución del director de Seguridad Pública Ciudadana, Pablo Rosas Olmos, pues dijeron que está rebasado por sus propios policías municipales, por la red de complicidades internas y su falta de respuesta para proceder contra abusos de algunos subalternos.

Insistieron que tan sólo en junio sumaron diez “detenciones arbitrarias”, pero las víctimas tienen miedo de denunciar, porque recibieron amenazas de muerte. También llamaron a la alcaldía a proteger a los buenos policías y mejorar sus condiciones laborales.