Lo bueno, lo malo y lo peor de la revocación de mandato

La revocación de mandato podría ser algo bueno, sin embargo el proceso se ha llenado de vicios y propaganda a favor de AMLO.
Lo bueno, lo malo y lo peor de la revocación de mandato Lo bueno, lo malo y lo peor de la revocación de mandato Lo bueno, lo malo y lo peor de la revocación de mandato

¿Qué es la revocación de mandato? Es el instrumento de participación solicitado por la ciudadanía para determinar la conclusión anticipada en el desempeño de la persona titular de la Presidencia de la República, a partir de la pérdida de la confianza. Figura que a mi parecer es algo bueno, pues no hay necesidad de esperar hasta el término del periodo de un funcionario para pedir su renuncia.

Lo bueno:

En México la revocación de mandato o los medios para remover funcionarios es nuevo, pero no lo es para algunas partes del mundo.

¿Qué ha pasado en otras partes del mundo con la revocación del mandato?

La revocación de mandato es un ejercicio de participación que se realiza en diversos países de América Latina así como Suiza y Estados Unidos, sin embargo en Suiza y Estados Unidos no aplica para el presidente.

En Latinoamérica se ha aplicado en Bolivia, Ecuador y Venezuela.

En Venezuela, la consulta fue instituida en la Constitución de 1999 y aplicada por primera vez en agosto de 2004 al entonces mandatario Hugo Chávez, luego de un acuerdo con la oposición y en un ambiente de tensión entre ambas partes.

En Venezuela, la consulta fue instituida en la Constitución de 1999

Para realizarla, se requirió de la recolección de 2.4 millones de firmas que fueron validadas por el Centro Nacional Electoral (CNE), el día de la votación la participación ciudadana fue del 70 por ciento y Chávez Frías fue revalidado en el cargo con el 60 por ciento de los sufragios.

En Bolivia, el ejercicio se realizó un año antes de que entrara en vigor la Constitución de 2009, la cual lo reglamentaba, por iniciativa del propio presidente, Evo Morales Ayma, y que incluía al vicepresidente, así como a todos los gobernadores departamentales.

En Bolivia, el ejercicio se realizó un año antes de que entrara en vigor la Constitución de 2009

En los comicios, Morales Ayma obtuvo el 67.4 por ciento de los votos para seguir al frente del ejecutivo, con una participación del 83.2 por ciento del padrón.

Por su parte, en Ecuador la herramienta fue aprobada en 2008, siendo mandatario Rafael Correa, aunque no se ha aplicado, además de que la solicitud se puede presentar una vez cumplido el primero y antes del último año del periodo de la autoridad electa.

La solicitud debe ser respaldada por no menos del 10 por ciento del padrón electoral y en el caso del ejecutivo no menor al 15 por ciento.

Lo malo:

A pesar de que este instrumento fue creado para que los ciudadanos inconformes solicitaran la salida anticipada del presidente o los gobernadores, en este caso los que la han solicitado son los propios seguidores del presidente López Obrador.

Quienes se dieron a la tarea de juntar las firmas y promover el proceso hablando no de revocación, sino de ratificación lo que podría ser confuso para muchas personas.

Además todo esto se ha dado en medio de un ataque sistemático contra el INE y sus funcionarios, a los que en reiteradas ocasiones se les ha acusado de obstaculizar el proceso, a tal grado que el presidente ha propuesto que los consejeros electorales sean electos democráticamente, a propuesta de él mismo.

El procedimiento que debe de seguir después de la consulta no está claro todavía, lo que haría casi imposible que el presidente dejara el cargo si el resultado le fuera adverso, para lo cual se requeriría de más de 40 millones de votos, pero si el resultado fuera favorable, el titulo de haber sido ratificado pudiera confundir o ser usado para intentar permanecer en el cargo indefinidamente, lo cual iría contra la constitución y la promesa del propio López Obrador quien firmó un documento donde se comprimía a eso, pero pues ya sabemos que ha pasado con sus promesas.

Lo peor

Lo que debió ser un instrumento democrático en manos del ciudadano, se convirtió en propaganda electoral y otra forma de promocional el nombre de López Obrador, lo que ha venido haciendo desde su llegada a palacio Nacional.

¿Votar o no votar en la consulta? es la pregunta que varios mexicanos se están haciendo sobre todo los que no están a favor de lo que el gobierno de AMLO ha hecho.

La realidad es que votar para que el presidente deje el cargo no garantiza que esto suceda, por la falta de claridad en el proceso de destitución, si embargo si el resultado fuera que el presidente permanezca en el cargo, no especifica el tiempo de este lo que pudiera ser utilizado como un medio propagandístico para intentar perpetuarse en el poder lo que hicieron Hugo Chavez, y Evo Morales.

Pero lo más grave es que este gobierno tiene en la “revocación del mandato” otro distractor sobre los temas de importancia para todos, como la inseguridad, la violencia, la inflación, la caída del PIB, la falta de empleo y las reformas constitucionales que en el poder legislativo se están llevando acabo en este momento.

Síguenos en TWITTER, INSTAGRAM y Google News