Este es el hotel canino de “seis estrellas” que se ha vuelto viral

Un hotel canino de lujo mima tanto a sus huéspedes caninos que sus propietarios dicen que merece seis estrellas
Este es el hotel canino de "seis estrellas" que se ha vuelto viral Este es el hotel canino de "seis estrellas" que se ha vuelto viral Este es el hotel canino de "seis estrellas" que se ha vuelto viral

Cinco estrellas es lo máximo que puede obtener un hotel de lujo, pero uno de Ciudad del Cabo mima tanto a sus huéspedes caninos que sus propietarios dicen que merece seis.

El Superwoof Dog Hotel ofrece a los perros de los sudafricanos adinerados el tipo de trato con el que muchos humanos de una Sudáfrica sumida en la pobreza sólo podrían soñar;

Hemos intentado ofrecer un servicio de seis estrellas”, dijo Watson Mpala, adiestrador de perros de Superwoof, a Reuters TV. “Con la supervisión las 24 horas del día y los lujos de nuestra piscina para chapoteo, los salones gigantes y todo ese ambiente, realmente queremos ofrecer una experiencia de lujo a los perros”

Hotel es catalogado con seis estrellas

La experiencia incluye largos paseos por el suntuoso campo del cercano valle de Franschhoek, en la región vinícola del Cabo Occidental del país.

Casi tres décadas después del fin del dominio de la minoría blanca, Sudáfrica sigue siendo uno de los países más desiguales del mundo; con la mitad del país viviendo por debajo del umbral oficial de pobreza, un grupo que incluye a los residentes de un refugio para personas sin techo que se encuentra justo frente al centro de atención canino.

Este es el hotel canino de “seis estrellas” que se ha vuelto viral

Uno de los platos fuertes del hotel es el espumante para perros -“champaws”-, básicamente agua con hierbas en una botella de champán.

No está claro si los peludos huéspedes aprecian realmente este símbolo de estatus; si sus largas orejas están en sintonía con el buen ambiente o, en todo caso; qué opinan de las vistas del Sky Deck sobre la Montaña de la Mesa; ya que los perros tienen una mala visión a larga distancia cuando se trata de objetos fijos.

Uno de los huéspedes, un Vizsla, parecía más dispuesto a relajarse que a probar las delicias: se quedó dormido en un mullido sofá. Pero puede que lo único que necesite este perro sea una relajante siesta.