Nalgadas a los hijos provocan depresión y alcoholismo: estudio

Un estudio arrojo que el acto de dar nalgadas a los hijos puede provocar en ellos estado de depresión y en otros casos alcoholismo.
Nalgadas a los hijos provocan depresión y alcoholismo: estudio Nalgadas a los hijos provocan depresión y alcoholismo: estudio Nalgadas a los hijos provocan depresión y alcoholismo: estudio

Existe la creencia popular en padres mexicanos que utilizar golpes como correctivos en la educación de sus hijos funcionan para que sean desobedientes.

Sin embargo un nuevo estudio señaló que las nalgadas causan deterioro en la salud mental de los niños y a la larga pueden ocasionar depresión o alcoholismo.

El estudio realizado por la Universidad de Michigan en Estados Unidos reveló que al dar una nalgada a los niños les provoca un sentimiento de amenaza; miedo y también genera que confundan las diferencias entre el amor y la violencia.

Según el estudio, el castigo físico y la agresión como forma de educar a los niños deberían ser incluidos en la categoría de abuso físico y emocional; pues se considera que genera daños en los pequeños similares a los de otros traumas infantiles.

Los investigadores indicaron que las nalgadas se definen típicamente como “el uso de la fuerza física con la intención de hacer que un niño experimente dolor, pero no lesiones, con el propósito de corregir o controlar el comportamiento del niño”.

Los especialistas advierten que los niños que sufren violencia tienen probabilidad de convertirse en adultos deprimidos; de intentar suicidarse y de abusar del alcohol, así como de drogas.

Nalgadas a los hijos provocan depresión y alcoholismo: estudio

En qué consistió el estudio

El estudio utilizó datos de 8 mil 300 adultos de entre 19 y 97 años quienes respondieron a cuestionarios; sobre las experiencias negativas que sufrieron durante su infancia y los problemas de salud física y mental que enfrentaron en su vida adulta.

Cerca del 55% de los participantes relató haber recibido palmadas durante la infancia. Fue justamente este grupo el que presentó más posibilidades de caer en depresión y enfrentar otros trastornos mentales.

Uno de los objetivos del trabajo de este equipo de investigación es categorizar este tipo de correctivos como agresiones que causan daños intensos al desarrollo y a la forma en que el niño va a encarar y vivir el mundo.

Aunque el maltrato infantil está penado por la ley, los padres en la actualidad siguen recurriendo los golpes como correctivo para educar a sus hijos; pero la realidad es que el estudio afirmó y demostró que las consecuencias son serias.

Síguenos en TWITTER, INSTAGRAM y Google News