Familias de Toluca velan las tumbas de sus seres amados Familias de Toluca velan las tumbas de sus seres amados

Familias de Toluca velan las tumbas de sus seres amados

Una bella tradición regresa a Toluca; Aunque se permitió la velar en la mayoría de los panteones, en el ambiente había tensión.
Familias de Toluca velan las tumbas de sus seres amados Familias de Toluca velan las tumbas de sus seres amados Familias de Toluca velan las tumbas de sus seres amados

Velan tumbas en Toluca: El vibrante destello del cempasúchil, las risas, las llamas que abrazan el corazón y la fe en reunir a vivos y a muertos convirtieron al panteón delegacional de San Cristobal Huichochitlán en el más colorido de la región la madrugada de este 2 de noviembre.

La música se entremezclaba con las oraciones:

“Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre…”

Rezaban incesantes con un rosario en la mano doña Rogelia y su esposo. Tres tumbas a la izquierda, música rap y risas cortaban la solemnidad de la velada.

“Estamos muy contentos de estar aquí, el año pasado sólo pusimos ofrenda en la casa y a unos nos dejaron venir a limpiar días antes pero se sentía como que nos faltaba, seguro nuestros difuntitos andaban tristes pero hoy ya no, hoy estamos aquí rezando y acompañando”.

Las pequeñas fogatas se reproducían por decenas. Aunque se permitió la velada en la mayoría de los panteones, en el ambiente había tensión. No fueron las familias completas, al menos no en todos los casos, como en años antes denla covid, aún así, el panteón se iluminó y parecía estar vivo.

“Los muertos nos hablan, se ve en las luces y por eso estamos aquí la noche del 1 para amanecer 2, estamos porque nos hacemos compañía. Hay que honrarlos”.

La verbena afuera del camposanto no era tal, aseguraron los comerciantes. Las ventas estuvieron bajas pero les permitieron ganar unos pesos.

“Nos dan ganas de estar adentro pero hay que chambear, no queda de otra, hay que salir a buscarle porque ahorita ya empieza lo bueno y esperemos que ya nos dejen vender tranquilos lo que resta del año”, señalaron.

Es Día de Muertos y, para la zona otomí, no hay tradición más importante en estos meses. Con devoción recuerdan lo que es estar con la familia completa, porque sí, están convencidos de que el calor en su corazón, en medio de una noche gélida, es proporcionado por sus fieles difuntos.

Pedro Pérez

Síguenos en TWITTER, INSTAGRAM y Google News