Tres mil personas asisten al velatorio de un toro durante varios días en una aldea de la India Tres mil personas asisten al velatorio de un toro durante varios días en una aldea de la India

Tres mil personas asisten al velatorio de un toro durante varios días en una aldea de la India

Un toro falleció en la aldea de Kurdi, en el estado indio de Uttar Pradesh. Desde entonces, casi 3.000 habitantes de la localidad han asistido a numerosos rituales para velar por el alma del animal que tenia 20 años de vida.
Tres mil personas asisten al velatorio de un toro durante varios días en una aldea de la India Tres mil personas asisten al velatorio de un toro durante varios días en una aldea de la India Tres mil personas asisten al velatorio de un toro durante varios días en una aldea de la India

El animal era considerado un “regalo de lo divino” y lo describieron como “un gigante gentil”.

Un toro falleció en la aldea de Kurdi, en el estado indio de Uttar Pradesh. Desde entonces, casi 3.000 habitantes de la localidad han asistido a numerosos rituales para velar por el alma del animal que tenia 20 años de vida.

Según un reporte de The Times of India, el astado era conocido cariñosamente como Babuji y los aldeanos lo consideraban un “regalo divino”.

“Algunas personas lo encontraron vagando por Bhumia Kheda, un lugar sagrado en el pueblo, cuando era muy joven. Muchos lo llamaron Nandi (toro sagrado del dios Shiva). Fue un regalo de Dios y su presencia trajo mucha alegría a nuestras vidas. Esperamos que ahora esté en paz”, dijo uno de los residentes.

Miles de personas acuden a ver una vaca enana en Bangladés a pesar de las restricciones por el coronavirus
El 21 de agosto se celebró el terahvin, la ceremonia que marcaba el final del velatorio del alma de Babuji. Los habitantes de la aldea reunieron dinero para cubrir esos costos y de los rituales anteriores. Algunos jóvenes retocaron con Photoshop una imagen de Babuji para que incluyera a todos los residentes de Kurdi y la colocaron en un lugar central de la estancia durante el solemne acto, adornada con flores y billetes.

Según el sacerdote Naresh Pandit, el objetivo de la fotografía era traer paz y una sensación de cierre para los residentes que no aparecían originalmente junto a Babuji en la imagen, tomada en las calles de la aldea.

“Babuji murió por causas naturales. Para nosotros era como un miembro de la familia. Por eso era importante adherirse a todos los rituales que se siguen cuando muere un ser querido”, explicó Manish Tyagi, otro residente.

Por su parte, Bhola Tyagi, también habitante de Kurdi, añadió que a los niños les encantaba jugar con Babuji y lo describió como “un gigante gentil que nunca lastimó a nadie”.

Síguenos en TWITTER, INSTAGRAM y Google News