#VIDEO El es “Atlas”, el robot que alcanza niveles de agilidad que muchos humanos no podemos

Boston Dynamics acaba de presentar un nuevo video donde podemos observar a sus robots Atlas en un circuito de parkour realizando nuevos movimientos y llevando al límite las capacidades de sus humanoides mecánicos.
#VIDEO El es "Atlas", el robot que alcanza niveles de agilidad que muchos humanos no podemos #VIDEO El es "Atlas", el robot que alcanza niveles de agilidad que muchos humanos no podemos #VIDEO El es "Atlas", el robot que alcanza niveles de agilidad que muchos humanos no podemos

Atlas es el nombre con el que se le conoce al robot que hace la rutina de parkour, la cual consiste en saltar obstáculos. 

Boston Dynamics acaba de presentar un nuevo video donde podemos observar a sus robots Atlas en un circuito de parkour realizando nuevos movimientos y llevando al límite las capacidades de sus humanoides mecánicos.

Este nuevo material titulado “Socios en Parkour” nos muestra por primera vez a dos robots Atlas grabados al mismo tiempo, donde pueden realizar la carrera casi sin problemas. En el video logran recorrer una zona llena de obstáculos haciendo gala de nuevos movimientos para llevarlos al límite, pasando por paneles inclinados, escalones, vigas y backflips sincronizados.

No todo es felicidad, hay muchos, muchos problemas

Los ingenieros a cargo de los Atlas, han estado trabajando durante meses para poder completar esta rutina que no fue perfecta, pues uno de los dos robots se trabó levemente casi al terminar el video. Además durante los intentos se registraron otras complicaciones, donde iban más rápido de lo deseado (complicando la grabación), no saltaban como lo necesitaban o incluso perdían el equilibrio y requerían de reparaciones.

¿Por qué probar estos robots a través del parkour?

Aunque este tipo de robots nunca lleguen a utilizarse en un entorno comercial, siendo productos de investigación se busca que eventualmente puedan realizar el mismo rango de movimientos y habilidades físicas que las personas, pues si responden con una destreza similar a la de los adultos promedio, la gama de aplicaciones potenciales puede llegar a ser prácticamente ilimitada.

Para esta versión del circuito, los robots tuvieron que adaptarse a los retos de su ruta, pues no todos los movimientos estaban preprogramados, sino que se les cargó una plantilla básica de comportamiento y a partir de lo que iban registrando tenían que reaccionar para superar el obstáculo.

Con información de Xataka

Síguenos en TWITTER, INSTAGRAM y Google News