“Chabelo” iba a participar en los JO pero le dieron su boleto a otro asegura el conductor

Entre los recuerdos de Xavier López existe uno que pudo haber borrado la historia de Chabelo. Ocurrió en 1952, cuando López era practicante de lucha grecorromana y contaba los días para viajar a los Olímpicos de Helsinki.
"Chabelo" iba a participar en los JO pero le dieron su boleto a otro asegura el conductor "Chabelo" iba a participar en los JO pero le dieron su boleto a otro asegura el conductor "Chabelo" iba a participar en los JO pero le dieron su boleto a otro asegura el conductor

Ciudad de México.-‘Lloré mucho aquellos días’, recordó; ‘al competidor de 24 años, aquél que derroté a la buena, le dieron mi lugar… yo tenía 17 años’, precisó Xavier López.

Entre los recuerdos de Xavier López existe uno que pudo haber borrado la historia de Chabelo. Ocurrió en 1952, cuando López era practicante de lucha grecorromana y contaba los días para viajar a los Olímpicos de Helsinki.

Xavier tenía 17 años y el tamaño de un adulto. Era peso welter y ganaba el derecho a subirse al avión de línea francesa que llevaría al contingente mexicano a los juegos de Finlandia. La lista de luchadores olímpicos estaba en la vitrina del Comité Olímpico Mexicano: Agustín Briseño, entrenador; Rodolfo Dávila, mosca; Leonardo Basurto, gallo; Mario Tovar, ligero; Xavier López, welter; así como Eduardo Assam, medio.

Dos años de entrenamiento, trabajo y estudios rendían el fruto de ganarle el boleto a un rival siete años mayor que él niñote nacido en Chicago, aunque con vida de campo en Guanajuato. López ya se imaginaba en la lejana y fría Finlandia, saludando al mundo desde el tartán de aquel majestuoso estadio de Helsinki, donde el frío y un idioma extraño no espantarían a un adolescente acostumbrado a las adversidades.

A Xavier le dijeron que de todos modos no tenía nivel para medallas, que los turcos eran los campeones. “¡Y a mí qué chingaos me importa, yo le gané a un hombre de 24 años, yo tenía 17! ¿Por qué no iba a ganarle a un turco?”.

Algo ocurrió en aquellos días, pues Xavier López Rodríguez no apareció en la lista de pasajeros. El destino le arrebataría esa parte de su vida. Un federativo, del que el actual Xavier no quiere acordarse, le llamaría días antes para indicarle que tendría que aportar 40 mil pesos de su bolsillo. Que había que hacer gastos durante los juegos. Esa cantidad no existía, ni en los bolsillos ni en las matemáticas del guanajuatense metido a deportista.

Derrotado anímicamente (lo bajaron, literalmente, del avión), Xavier abandonó la lucha amateur. Era el campeón nacional en su categoría (welter) y se convertía en tackle defensivo del equipo de la UNAM. También estudiaba Medicina y, por necesidades económicas, “entré a trabajar de ‘ve por las tortas’ a XEW-TV Canal 2. Comencé a hacer voces de abuelito.

Un día, con Ramiro Gamboa en Carrusel Musical, hice la voz de un niño llamado Chabelo para un chiste. A Ramiro (Tío Gamboín) le gustó y se me quedó el nombre”. Habían pasado dos años de su ‘derrota olímpica’.

Con información de Excelsior