El régimen de Cuba apaga el internet en un intento por callar a los ciudadanos El régimen de Cuba apaga el internet en un intento por callar a los ciudadanos

El régimen de Cuba apaga el internet en un intento por callar a los ciudadanos

Las manifestaciones, que este martes llegan a su tercer día consecutivo y que han dejado al menos un muerto, se esparcieron en cuestión de horas por decenas de territorios de la isla gracias al acceso a internet
El régimen de Cuba apaga el internet en un intento por callar a los ciudadanos El régimen de Cuba apaga el internet en un intento por callar a los ciudadanos El régimen de Cuba apaga el internet en un intento por callar a los ciudadanos

“Hay mucha presión para que no contemos lo que está pasando” dijo esta mañana la periodista independiente Yoani

Un enorme cuadro con la imagen del fallecido líder comunista Fidel Castro quedó hecho trizas frente al histórico Capitolio de La Habana el domingo, mientras miles de manifestantes tomaban las calles en casi toda la isla para exigir el fin del sistema unipartidista que Castro instauró en 1959.

La escena era lo más parecido al final de una era: los cubanos no solo deshicieron la imagen del “líder histórico” de la revolución, sino que protagonizaron las protestas más numerosas contra el régimen comunista desde que se instauró. 

Las manifestaciones, que este martes llegan a su tercer día consecutivo y que han dejado al menos un muerto, se esparcieron en cuestión de horas por decenas de territorios de la isla gracias al acceso a internet, un servicio que el régimen comenzó a proveer a precios exorbitantes a los cubanos de manera tardía en diciembre de 2018 y que, desde entonces, ha sido la trinchera de las voces disidentes contra el monopolio de los medios del estado.

Pero esa herramienta —que ha permitido visibilizar el descontento popular con la gestión del estado y la violencia con que han sido sofocados los manifestantes— lleva más de 48 horas interrumpida o con intermitencia

“Ahora mismo hay mucha presión para que no contemos lo que está pasando. El oficialismo quiere secuestrar la narrativa, el relato de lo que ocurre en las calles cubanas”, dijo esta mañana la periodista independiente Yoani Sánchez, uno de los rostros más internacionales de la oposición en Cuba. 

La Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa), la única proveedora de internet en la isla, no respondió a varias solicitudes de comentarios de Noticias Telemundo sobre los prolongados cortes de servicio, que comenzaron a ser denunciados por los usuarios desde el domingo.

No se conoce con exactitud cuántas personas han sido heridas, debido a la falta de transparencia de los medios oficialistas.  

Más de una decena de civiles, reporteros independientes y activistas políticos contactados vía telefónica por Noticias Telemundo en distintas provincias de la isla dijeron que este martes el país amaneció militarizado por segundo día consecutivo: disidentes y reporteros se mantienen bajo custodia domiciliaria, han sido arrestados o se desconoce su paradero. Sin internet, aseguran, se sienten más vulnerables que nunca. 

Amnistía Internacional asegura que hasta el momento 140 manifestantes han sido detenidos, pero la cifra podría ser mucho mayor. Un video posteado por la corresponsal de la agencia EFE en Cuba, Lorena Cantó, mostró el lunes a decenas de personas fuera de una estación de policía en La Habana intentando saber sobre sus familiares desaparecidos o apresados.

Un civil identificado por la prensa estatal como Diubis Laurencio Tejeda, de 36 años y residente en La Habana, es la primera víctima mortal informada por el régimen, que describió al fallecido como “antisocial y delincuente”.

No se conoce con exactitud cuántas personas han sido heridas, debido a la falta de transparencia de los medios oficialistas.  

No es la primera vez que el régimen cubano interrumpe el servicio a internet con fines de censura política, según los opositores. 

Los apagones de internet más recientes en Cuba coincidieron con el desalojo forzoso de huelguistas de hambre del disidente Movimiento San Isidro en La Habana, el 26 de noviembre de 2020; y la agresión física de funcionarios contra artistas independientes frente al Ministerio de Cultura, el 27 de enero de este año, de acuerdo con datos del Proyecto Inventario. 

“Exigimos 10 o 15 minutos en la televisión nacional, porque la televisión es un universo paralelo. Nos pintan como mercenarios pagados y eso no es así”, dijo. “No solo estamos pidiendo comida y medicina, sino libertad. Que se acabe la dictadura”.

Los opositores sostienen que, con los cortes de internet, el régimen busca también evitar que las personas vean las manifestaciones en sus municipios y provincias contiguas y se animen a tomar las calles también, así como realizar arrestos y sofocar a quienes siguen manifestándose. 

“Ellos (los gobernantes) demoraron por mucho tiempo el acceso a internet y sabían que cuando fuera masivo tendrían que tener alguna estrategia para domar a ese ‘potro salvaje’”, dijo desde Miami el comunicador Norges Rodríguez, quien dirige YucaByte, una revista cubana independiente sobre tecnología y activismo en la isla. “El régimen ahora está usando esta misma tecnología, pero en función de la censura”.

El gobernante cubano Miguel Díaz-Canel fue criticado el domingo tras acusar a los manifestantes de recibir financiamiento del Gobierno de Estados Unidos para subvertir el orden, un recurso usado a menudo para deslegitimar las voces disidentes. También fue señalado por incentivar lo que los opositores calificaron como una “guerra civil”.

“La orden de combate está dada: a la calle los revolucionarios”, dijo en televisión nacional el domingo en la tarde, luego de visitar el poblado de San Antonio de los Baños, al suroeste de La Habana, donde comenzaron las protestas. 

Poco después emergieron imágenes de partidarios comunistas y agentes vestidos de civil portando armas rústicas y golpeando a los manifestantes pacíficos.

Washington ha apoyado las protestas y exigido a Cuba que “escuche” los reclamos de su gente, que vive la peor etapa de la pandemia de COVID-19 en medio de una grave escasez de medicamentos y alimentos. La economía de la isla retrocedió un 11% en 2020 y la pandemia ha provocado el cese casi total del turismo, una importante fuente de ingresos para el país de poco más de 11 millones de habitantes. 

“Los cubanos pagan caro la libertad y la dignidad. Pedimos su liberación inmediata”, dijo Julie Chung, la subsecretaria interina de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de Estados Unidos, al mencionar a opositores de alto perfil como Coco Fariñas y Luis Manuel Otero Alcántara, quienes permanecen detenidos en paradero desconocido. 

En Florida, donde se encuentra el grueso de los emigrados cubanos, algunos han pedido que se les deje entrar a la isla en barcos privados a llevar donaciones, según reportó el diario Miami Herald. Pero la Guardia Costera indicó que no daría tal permiso, argumentando que el viaje es “peligroso e implacable”. Casi 20 cubanos murieron cuando trataban de cruzar el estrecho de Florida en semanas recientes, a bordo de embarcaciones caseras que zozobraron. 

La Habana no ha dicho si está valorando abrir las costas de la isla caribeña a un nuevo éxodo, un mecanismo para liberar presión política que los comunistas en el poder desde 1959 han usado en varias ocasiones para deshacerse de las personas descontentas. El más conocido es el éxodo por el puerto del Mariel, en 1980, tras el que abandonaron la isla más de 125,000 cubanos. 

Agentes vestidos de civil sofocan a manifestantes pacíficos en La Habana, Cuba

Edicion Noticias Telemundo

Síguenos en TWITTER, INSTAGRAM y Google News