Ciudad de México.- el Polo Norte, zonas de Canadá y el extremo oriental ruso vivieron este jueves el espectáculo de un inusual eclipse solar anular al amanecer.

El fenómeno es el primero de los dos eclipses polares que se producirán este año y que creó el llamado “anillo de fuego“.

Un eclipse solar se produce cuando la Luna se sitúa entre el Sol y la Tierra, lo que bloquea la luz solar y proyecta la sombra lunar sobre la superficie terrestre. En algunos casos, cuando la distancia entre la Tierra y la Luna es la adecuada, el satélite terrestre cubre totalmente la circunferencia de nuestra estrella, provocando un eclipse solar total.

En el caso del eclipse de hoy, la Luna está en un momento de su órbita que la mantiene más alejada de lo normal de la Tierra, lo que hará que el satélite no cubra totalmente la superficie solar y se produzca el llamado espectáculo del “anillo de fuego”, que será visible en algunos puntos de la trayectoria del fenómeno.

En el caso del eclipse del jueves, el evento se produjo al amanecer, lo que todavía es más infrecuente. En Iqaluit, la capital del territorio canadiense de Nunavut, en el Ártico, el eclipse se inició a las 5:06 hora local y alcanzó su máximo esplendor a las 6:06.

El jueves, la salida del Sol en Iqaluit se produjo a las 02:18 de la mañana, por lo que los habitantes de la ciudad ártica no tuvieron problemas para observar el eclipse en la madrugada.

En ese momento, desde Toronto la Luna cubrió el 80 por ciento de la superficie solar y el eclipse solo permitió ver una pequeña parte inferior del Sol, lo que creó una imagen similar a unos cuernos o una sonrisa.

Con información de López Dóriga

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook