Este Día del Niño, los hermanos Cristofer Martínez de 13 y Hanna Martínez, de 12 años, no pidieron a sus papás juguetes como la mayoría de los infantes de su edad, y debido a su amor por el arte culinario la petición fueron herramientas que les permitieran emprender su propio negocio, donde los boneless, la coliflor lampreada y sus alitas hechas con sus propias manos puedan deleitar a sus comensales.

“Nosotros ya le ayudamos a nuestra mamá a cocinar. Nos gustó y cuando te gusta algo puedes hacerlo sin pensarlo y decidimos empezar a hacerlo y si nos salía más pues son errores de principiantes y si te caes levántate con más ganas”, dijo Cristopher.

Dicen que de la vista nace el amor y fue así como nació la pasión que ambos sienten por la cocina, por lo que, en lugar de usar su tiempo libre para jugar, prefieren practicar las recetas que aseguraron harán de su proyecto un gran éxito y el cual se inaugurará este 30 de abril en su vivienda ubicada en la colonia Los Viñedos en Santa Catarina.

“Le ayudamos a mi mamá y pues mi tío nos ayudó. Nos llamó la atención porque era un día normal y pues le preguntamos a mi tío si nos podía ayudar a hacer boneless, mencionó Hanna. Eso sí, para poder hacerlo prometieron continuar aplicados en la escuela y el inglés.

Ambos saben que cuentan con el apoyo de sus padres y no tienen miedo de dar pasos tan gigantes como este, pues están convencidos que, si haces lo que amas, los obstáculos se superan, se aprende en el camino, pero sobre todo se trabaja para cumplir lo que se sueña.​

Con información de Milenio

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook