Estudiantes de la Academia de la Danza Mexicana (ADM) protestaron con un simbólico baile frente al Palacio de Bellas Artes, para exigir la destitución de Raymundo Torres, director de la escuela, señalado por ignorar y minimizar las denuncias de acoso sexual contra profesores.

“Pedimos la destitución del cargo de director de Raymundo Torres por encubrimiento y abuso de poder sobre las denuncias que se han emitido en nuestros portales”, señaló a Efe una de las manifestantes, que pidió el anonimato.

Desde hace algunas semanas, distintas estudiantes de la Academia de la Danza Mexicana han denunciado a través de redes sociales el acoso sexual que viven por parte de profesores y autoridades de la escuela.

“Estas denuncias tenían más de 3 años y el director no hizo nada“, afirmó la estudiante.

Por ello, desde el pasado 26 de febrero las artistas del país iniciaron un paro de actividades y aseguraron que no regresarán hasta que las autoridades pongan un alto a la violencia.

Usando su cuerpo como forma de expresión, una treintena de artistas y bailarinas protestaron afuera del Palacio de Bellas Artes, el escenario más emblemático de la capital mexicana.

“Queremos afrontar desde nuestro arte, desde lo que sabemos hacer, manifestarnos con el cuerpo que ha sido intervenido o agredido por parte de docentes y directivos”, señaló la artista.

Sin respuesta

Las manifestantes lamentaron que Raymundo Torres haya descalificado y minimizado las denuncias y que la Subdirección General de Educación e Investigación Artísticas (SGEIA) del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) tampoco haya hecho nada al respecto.

“Se sigue buscando diálogo con la SGEIA (…) y a saber qué va a pasar sobre el beneficio y los riesgos del alumnado. Porque los docentes siguen dentro de planta docente y regresar a clases, aunque sea en línea, sería ponernos de frente al agresor”, apuntó.

Acusaron que hasta el momento no existen protocolos sobre este tipo de violencia en la escuela.

Además de la destitución de Torres, las manifestantes exigieron también que queden fuera de la institución al menos otros cinco trabajadores y profesores ante distintas acusaciones desde abuso de poder a psicológico, y de tipo sexual.

Asimismo, buscan que la contratación de maestros sea transparente mediante concurso de plazas con perspectiva de género y en apego a derechos humanos.

Finalmente, la manifestante dijo que no es que no quieran regresar a clases, sino que lo que no quieren es regresar a espacios donde son vulnerables a la violencia.

Con información de López Doriga

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook