Las comisiones unidas de Salud y Procuración de Justicia de la Legislatura mexiquense, aprobaron las reformas a la Ley de Voluntad Anticipada para adecuarla a los estándares internacionales y hacer más flexibles los requisitos para que la persona que así lo desee renuncie a prolongar su agonía con tratamientos médicos que no le ayudarán a recobrar su salud.

Por unanimidad, quienes integran las comisiones legislativas reconocieron la necesidad de que esta ley esté a la altura de las necesidades y más gente pueda hacer uso de ella, de manera libre e informada y de manera anticipada a la fase en la cual ya no puede tomar una decisión de manera consciente.

Principales cambios En lugar de necesitar cinco testigos bastarán tres para no generar controversia entre los miembros de la familia y se pueda llevar a cabo ante un notario o ante las autoridades de salud públicas o privadas, como escritura o acta y ambas tengan el mismo valor jurídico.

Por otra parte, la diputada Karina Labastida Sotelo, explicó que se adecua el término etapa por fase, que es el uso medicamente y a nivel internacional; se subsana la observación que se hizo a la ley, por no contar con los principios rectores de la voluntad anticipada que ya se establecen, desde la autodeterminación, la autonomía, los derechos humanos, la dignidad, confidencialidad, acceso pleno a servicios de salud, la no discriminación, entre otros.

Por su parte, la presidenta de la comisión de Salud, Berenice Medrano Rosas, refirió que la iniciativa del diputado Maurilio Hernández González, tiene como propósito incluir elementos que den certidumbre al procedimiento específico y consideren los aspectos jurídicos como parte fundamental de la voluntad anticipada y propone adecuaciones, para que con plena competencia y suficiente información el paciente pueda decidir si continúa o no con el tratamiento médico.

El PAN y PRI apoyaron los ajustes a la ley. Juan Maccise Naime resaltó que es necesario gozar de una muerte digna y cada persona decida si debe someterse o no a tratamientos para prolongar su vida, donde además del desgaste emocional de la familia está el dolor físico y emocional de la persona enferma, por lo cual este derecho es un acierto para evitarle dolor, angustia y desgaste emocional. Mientras que Ingrid Krasopani Schemelensky Castro del PAN, aclaró que no se trata de eutanasia, suicidio o muerte provocada y se acierta al cubrir deficiencias legislativas en la materia, garantizando el derecho de autonomía y autodeterminación.

Actualmente en 14 estados del país está regulada la voluntad anticipada. Las primeras entidades fueron la Ciudad de México y Coahuila en 2008, Aguascalientes, Michoacán y San Luis Potosí en 2009, Hidalgo y Guanajuato en 2011, Nayarit y Guerrero en 2012, Estado de México y Colima en 2013, Oaxaca en 2015, Yucatán y Tlaxcala en 2016. Los trabajos se llevaron de manera mixta, presencial y en línea. El dictamen será turnado al pleno para su votación en la próxima sesión.

Con información de Milenio

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook