Con el propósito de replantear el concepto de amor, donde la mujer defina lo que puede ofrecer y los límites que impondrá, la perspectiva feminista deja de lado la idealización y las fantasías que ofrecen los programas de televisión, el cine e incluso, las canciones.   

Desde una perspectiva occidental, el amor romántico es una construcción social que la mayoría de las veces formaliza relaciones de pareja en condiciones de desigualdad, cuya normalización podría ser un factor que inhibe las denuncias de violencia de género registradas en relaciones de pareja e intrafamiliares, expresó la especialista de la Universidad Autónoma del Estado de México, Elizabeth Briceño Guel. 

Al impartir la conferencia virtual “Amor romántico y otras propuestas”, la integrante de la Coordinación Institucional de Equidad de Género de la UAEM, abordó la manera en que la mayoría de las mujeres de países occidentales como México, experimentan el amor romántico, lo que perpetúa un orden social, jerárquico y económico mediante un modelo único, heterosexual, monógamo, clasista y basado en la sumisión.  

    La ponente explicó que el amor romántico privilegia las uniones heterosexuales y la mayoría de las veces la mujer asume un rol de sumisión y de servicio, así como la creencia de que dicha experiencia es parte de su identidad y feminidad.  

Con el propósito de replantear el concepto de amor donde la mujer defina lo que puede ofrecer y los límites que impondrá, la perspectiva feminista deja de lado la idealización y las fantasías que ofrecen los programas de televisión, el cine e incluso, las canciones, señaló Briceño Guel.  

Indicó que “no es posible pensar el amor que todo lo da, lo puede y lo hace, pues requiere de acuerdos y, desde una posición feminista, no debe basarse en la sumisión o en la anulación de una persona por la felicidad del otro”.  

Ante la comunidad universitaria, la ponente destacó que a partir de una postura feminista, el amor puede considerarse una experiencia de libertad en la que se puede intervenir, decidir, elegir y optar.  

Briceño Guel abundó que otra construcción social relacionada al amor romántico es la de vincular al divorcio con el fracaso, cuando existe una diversidad de factores que resultan en una separación. 

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook