Esta recuperación ocurre a tasas decrecientes y se encuentra por debajo del nivel previo a la pandemia. 

Toluca, Méx. – 20 de febrero de 2021. El consumo privado en el país presenta una lenta recuperación después de su caída más importante, registrada en abril de 2020, con un -19.7 por ciento, y aunque las tasas han mejorado a partir de junio del año pasado, con el inicio de la denominada nueva normalidad, dependerá de la reducción de contagios de la pandemia para observar un incremento contundente, indicó la investigadora de la Universidad Autónoma del Estado de México, Reyna Vergara González. 

Refirió que de junio a octubre de 2020, de acuerdo con el último dato registrado de manera oficial, se observa que el incremento del indicador del consumo privado con respecto al mes previo muestra que después de la importante caída registrada en abril de 2020 de -19.7 puntos porcentuales, en el mes de junio se alcanzó un aumento de 6.3 por ciento, dato que coincide con el inicio de la nueva normalidad 

Un mes después, explicó la integrante del Centro de Investigación en Ciencias Económicas de la Facultad de Economía de la UAEM, el aumento fue de 5.6 por ciento, mientras que en octubre de 1.1 por ciento, lo que implica una tendencia negativa del crecimiento del indicador entre julio y octubre de 2020. 

«Si la comparación se hace con el mismo periodo del año anterior es evidente que el consumo se recupera, aunque de manera muy lenta, por lo que aún se encuentra lejos de los valores previos de la pandemia de COVID-19, con una variación anual que permanece en el terreno negativo y que va de 24.1 en mayo a -9-8 por ciento en el mes de octubre». 

En este contexto, Vergara González sostuvo que los bienes y servicios de origen animal registraron en octubre de 2020 un aumento mensual de 1.5 y -0.6 por ciento, respectivamente, mientras que en su comparación anual el incremento fue de -1.3 por ciento y -14.8 por ciento. 

Señaló que desde su análisis lo que ayuda a la recuperación del consumo interno es el comportamiento de los bienes de origen nacional, ya que el que el consumo interno se recupere es de relevancia, dado que es el componente más importante de la demanda agregada; sin embargo, subrayó que esto, a su vez, dependerá de la reducción de los contagios de COVID-19 y la rapidez con que se aplique la vacuna, lo que permitirá la reapertura de los negocios que tuvieron que cerrar por los nuevos confinamientos. 

Sin duda, concluyó Reyna Vergara González, el consumo privado se recupera, pero aún a tasas decrecientes y se encuentra por debajo del nivel previo a la pandemia. 

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook